¿Qué es una tarjeta VISA?

La tarjeta VISA permite elegir entre tres métodos de pago: crédito, débito o prepago

¿Qué es una tarjeta VISA?
  • Este producto financiero aceptado en todo el mundo está operado por Visa Internacional Service Assocciation, pero se comercializa a través de las entidades.

¿Qué tienen en común Servired, Euro 6000 y 4B? 

Sí, exacto. Son tarjetas bancarias. Lo que las une es que cada una de ellas pertenecen a un grupo que comercializa la tarjeta VISA en España. 

Este producto financiero aceptado en todo el mundo está operado por Visa Internacional Service Assocciation, pero se comercializa a través de las entidades. ¿Esto que quiere decir? Pues que los clientes contratan la tarjeta al banco, no a Visa, por lo que las características pueden variar dependiendo de las entidades. 

Unas serán gratis y otras no; unas cobrarán comisiones y otras no; unas tendrán un límite bajo y otras alto... Eso sí. Contratemos la tarjeta VISA que contratemos, podemos estar seguros de que todas son igual de fiables, seguras y fáciles de usar. Además, podemos elegir entre tres métodos de pago:


1. Tarjeta de crédito. Compramos hoy y pagamos mañana. En este caso, podemos elegir entre tres formas de pago: 

  • A final de mes.
  • A principios del mes siguiente al que hemos realizado la compra.
  • Pago aplazado. Aquí también podemos optar por efectuar el pago en varias mensualidades, establecer un importe fijo cada mes o pagar un porcentaje de la deuda. Todo depende de lo que hayamos negociado con nuestro banco.

2. Tarjeta de débito. El dinero se nos descuenta del saldo de la cuenta en el mismo momento que realizamos la compra.

3. Tarjeta prepago. Recargamos la tarjeta con una cantidad determinada y sólo podremos gastar el saldo que quede. 

¿Cuántos tipo de tarjeta VISA existen?


Que podamos elegir entre tres modalidades de pago no quiere decir que no exista una gran variedad de productos. A la hora de contratar una tarjeta VISA, podemos elegir entre todos estos tipos:

  •  Tarjetas VISA ORO
  •  Tarjetas VISA Premium
  •  Tarjetas VISA Clásicas
  •  Tarjetas VISA Crédito Estudiante
  •  Tarjetas VISA Prepago
  •  Tarjetas VISA Virtuales
  •  Tarjetas VISA Comerciales
  •  Tarjetas VISA con Puntos

¿Cómo puedo contratar una tarjeta VISA?


Y todas ellas pueden solicitarse de la forma que le resulte más cómodo al cliente:

  • De forma presencial, en la propia sucursal bancaria.
  • En Internet, en la web de la entidad que hayamos elegido.
  • En Internet, a través de los simuladores online.
  • A veces son las propias entidades las que nos envían a casa tarjetas preaprobadas. Sólo hay que activarlas. Pero hay que tener cuidado con este tipo de acciones. Antes de hacer nada conviene llamar al banco y que nos detalles todas las características para que no nos llevemos ninguna sorpresa

¿Qué documentos exige una tarjeta VISA?


Una vez hayamos decidido qué tarjeta VISA nos interesa, debemos recopilar la documentación requerida. Por regla general basta con esto:

  • El DNI del solicitante en caso de ser español. Los extranjeros deberán presentar el pasaporte y/o la tarjeta de residencia.

  • Las últimas nóminas. Para el caso de los trabajadores autónomos, un justificante de ingresos (El IRPF o el IVA). 

  • La solicitud de la tarjeta debe estar correctamente cumplimentada y firmada.

  • Hay tarjetas que no exigen cambiar de banco, por lo que será necesario aportar el número de cuenta de una entidad que opere en nuestro país.

¿Dónde podemos acudir para contratar una tarjeta VISA?


Hoy en día son muchos los bancos españoles o que operan en España que trabajan con la tarjeta VISA: Citibank, Evo Banco, Banco Sabadell, Openbank, Barclays, ING o Catalunya Caixa son sólo algunos. Ahora bien, optar por uno y otro va a depender de nuestras necesidades. Un consejo: cuando vayamos a contratar este producto debemos estar atentos a una serie de condiciones que harán que la elección nos salga más cara o más barata. 

Debemos tratar de conseguir una tarjeta VISA sin: 

1. Sin comisiones. Como la VISA Oro de ING, con la que no pagaremos nada ni por emisión, ni por renovación ni por tarjetas adicionales.

2. Sin intereses. Muchas entidades ofrecen tarjetas gratuitas, por lo que si no gastamos más de lo que tenemos no tendremos por qué preocuparnos. No pagar intereses por aplazar el pago es un poco más complicado, pero la SIN del Banco Sabadell permite dividir el pago en tres meses sin pagar de más.

3. Sin fronteras. Es decir, que la podamos usar en todo el mundo, como la VISA de Iberia Cards.

4. Sin sorpresas. Antes de firmar nada debemos leer bien el contrato para que luego no nos cobren conceptos con los que no contábamos.

Y, si es posible, sería estupendo tener todo lo anterior y además obtener ventajas adicionales por usar la tarjeta VISA. 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados