¿Qué es la tasa rosa? ¿Pagan más las mujeres que los hombres por lo mismo?

Es un secreto a voces. Se ha convertido en una estrategia empresarial para ganar más dinero a costa de las mujeres. ¿Quieres saber qué es la tasa rosa?

¿Qué es la tasa rosa? ¿Pagan más las mujeres que los hombres por lo mismo?
En algunos casos el precio es el doble

La Comisión Europea ya ha alertado en bastantes ocasiones de la brecha salarial que existe entre los hombres y las mujeres. Para intentar paliar esta situación, ha publicado numerosos estudios con las medidas que se podrían llevar a cabo.

Sin embargo, en España actualmente este problema es el sexto más grave de toda la Unión Europea. El salario medio de las mujeres españolas es casi un 20% más bajo que el de los hombres.

Se podría decir que una mujer necesita prácticamente 2 meses más al año para cobrar igual que un hombre por desempeñar el mismo trabajo.

Esta injusticia no sólo se ve reflejada en el terreno laboral. Si echamos un vistazo a ciertos productos en los comercios, veremos que los precios pueden aumentar notablemente en el caso de artículos dirigidos a mujeres. ¿Por qué? Es la llamada tasa rosa.


¿QUÉ ES LA TASA ROSA?  


Es un secreto a voces que las empresas no se atreven a admitir en público. La tasa rosa es una realidad que en muchos círculos sociales se tacha de mito, pero que está más presente en nuestras vidas de lo que creemos.

Este impuesto permite que los productos para las mujeres sean más caros que aquellos cuyo público objetivo sean hombres. Su presencia ha sido demostrada por multitud de estudios internacionales. Algunos de ellos calculan que una mujer gasta aproximadamente 1.200 euros más al año que un hombre.

CARACTERÍSTICAS DE LA TASA ROSA

La tasa rosa puede manifestarse de muchas formas. A veces un simple cambio de color implica un aumento de precio en el artículo.

En la mayoría de los comercios resulta complicado percatarse de esta diferencia, ya que los productos para ambos sexos se sitúan en zonas separadas.

Los fabricantes se defienden con un argumento basado en la ley de la oferta y la demanda. Por tanto, el precio de sus artículos varía en función de cuánto se vendan. Apuntan que en el caso de ciertos productos, como los cosméticos, la demanda femenina es mucho mayor, y que por tanto su estrategia comercial es legítima.

También argumentan que algunos diseños de productos femeninos son distintos que los masculinos, y esas diferencias provocan el aumento de precio.

Sin embargo, estas razones no parecen convencer a los colectivos de mujeres. Georgette Sand, uno de los colectivos más populares de Francia, cuenta incluso con una página web dedicada a esta controversia.

EJEMPLOS

  • Productos cosméticos y de higiene personal: el precio varía significativamente en las cuchillas de afeitar, geles de baño, perfumes, desodorantes...

  • Juguetes

  • Ropa: la misma prenda de vestir de la misma marca es más cara para una mujer que para un hombre.

  • Hay casos realmente curiosos como el de varios alimentos.

Y tú, ¿conoces algún artículo en el que quede retratada la llamada tasa rosa?


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados