¿Qué es la malversación y qué tiene que ver con la corrupción política?

Te damos las claves para entender mejor en que consiste la malversación de fondos, una de las prácticas más corruptas que existen.
 

¿Qué es la malversación y qué tiene que ver con la corrupción política?
Inevitablemente, van siempre de la mano

La malversación de fondos, en su concepto más elemental, consiste en la inadecuada utilización de fondos públicos destinados para una obra, proyecto o plan específico.

Por ejemplo, comprar materiales de calidad inferior para la construcción de un puente con la finalidad de conservar parte del presupuesto como ganancia ilegal.

Aunque en su definición más elemental es una práctica que muchos entienden, no son tantos los que entienden el alcance y los efectos de la misma. Por eso queremos hoy hablar del tema mucho más a fondo.

En las próximas líneas tocaremos puntos como algunas de las maneras más comunes de desvío de fondos y cómo en todos los casos termina afectándote siempre a ti como persona que paga impuestos.


La malversación de fondos: un acto por el que terminarás pagando tú 


 

Siempre surgen nuevas maneras de malversar

La malversación es un monstruo de mil cabezas, cada una de las cuáles debe su origen a una manera diferente de esconder o desviar cantidades importantes de dinero público.

Nos encantaría tener una lista de todas y cada una de las maneras que existen para esta práctica pero lo cierto es que quienes las desarrollan lo hacen con una creatividad casi artística y una rapidez ciertamente sorprendente.

Para el momento en el que esto está siendo escrito probablemente, alguien esté pensando en una nueva forma de malversar.



Las conocidas

Pero, centrándonos en aquellas que conocemos, la que expusimos como ejemplo al principio es una de las más famosas y practicadas: las obras de construcción pública suelen ser un excelente caldo de cultivo para estas prácticas fraudulentas.

Además del “recorte de gastos” con materiales de segunda mano, también es común que la malversación pase por otorgar licitaciones a dedo a cambio de un pedazo de la torta a repartir o el uso de empresas fantasmas alojadas en paraísos fiscales para reducir tasas impositivas.

Por su parte en la política, la malversación puede darse en una infinidad de detalles. Por ejemplo, una persona con poder político puede utilizar fondos públicos para un vuelo privado hacía algún paraíso fiscal con la finalidad de esconder aún más fondos públicos que hayan sido desviados.

También es posible utilizar fondos públicos para financiar actividades ilegales, y luego desviar las ganancias en una red impresionante de corporaciones que existen sólo en un papel en Panamá o las Seychelles.

O en el más simple de los ejemplos, simplemente basta con añadir actividades y gastos en un presupuesto que no existen o no fueron como se describen.

Desafortunadamente, hay muchas más caminos de los que podamos imaginar.



Es la piedra central de toda la corrupción

Toda malversación existe debido a la corrupción y a la vez toda corrupción existe para hacer posible la malversación.

Aunque en algunos casos lo que un acto corrupto busca es aumentar la cantidad de poder que se tengan, casi siempre termina tratándose de un tema de dinero.

 


¿Cómo te afecta a ti, el contribuyente? 

Es muy simple, la malversación de fondos te afecta a ti más que a nadie porque el dinero de tus impuestos no va a parar donde debería.

Es un círculo que nunca parece terminar: el estado necesita fondos para diferentes proyectos, los fondos salen de tus impuestos, son desviados, los proyectos no se completan en tiempo y forma, el estado necesita más fondos, estos salen de tus impuestos, vuelven a ser desviados y así sucesivamente.



También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados