¿Qué es la hipnosis ericksoniana para subir la autoestima?

El origen de la hipnosis ericksoniana está en las vivencias personales del doctor Milton H. Erickson al sufrir poliomielitis en la juventud.

¿Qué es la hipnosis ericksoniana para subir la autoestima?
El fin último que busca es la integración total de la personalidad



La mente humana sigue constituyendo un gran misterio, a pesar de los múltiples estudios y trabajos realizados intentando ponerla en claro. Una de las técnicas utilizadas para indagar en la mente y conocer traumas o problemas del paciente es la hipnosis.

Un estado mental compuesto por una serie de instrucciones y sugestiones preliminares. Hay varios tipos de hipnosis, como por ejemplo la hipnosis regresiva, pero una de las más conocidas es la hipnosis ericksoniana.

Con ella se trata mejorar la autoestima, sanando el pasado y las heridas emocionales. Gracias a esta hipnosis es posible cambiar las creencias limitantes heredadas, así como liberarse también de los condicionamientos recibidos.

El doctor norteamericano Milton Hyland Erickson (1901-1980) fue un conocido hipnoterapeuta que fue pionero a la hora de cambiar las técnicas de hipnotismo que se aplicaban en la psicoterapia.

Su interés por la psicología nace tras sufrir poliomielitis en su juventud, cuando tenía apenas 17 años. Los médicos lo dieron por desahuciado, sin embargo, gracias a su fuerza de voluntad, consiguió volver a moverse y salir adelante.

Luego estudió medicina y psicología, trabajando de psiquiatra en diversas instituciones y posteriormente ejerciendo de profesor de psiquiatría. La base de su terapia radicaba en el cambio de la otra persona mediante la relación interpersonal. 

 

Puntos fundamentales de la hipnosis ericksoniana


Mediante ésta técnica se intenta que el paciente redescubra los aprendizajes del pasado, aprendiendo a utilizarlos para mejorar así su vida. Para ello, se emplea una conversación en la que es usado un lenguaje simbólico, el cual sirve para guiar el inconsciente del paciente hacia la raíz de sus problemas, propiciando de esta manera una solución a sus males.
 
El hipnoterapeuta debe conseguir llevar al consciente las soluciones para los problemas que están contenidas en el inconsciente. El fin de la hipnosis ericksoniana es la integración total de la personalidad.
 
Dicha hipnosis se ubica en el presente y se orienta al futuro. No tiene que solucionar ideas pasadas inmodificables sino renovar la percepción de las mismas para poder mejorar el futuro. Es decir, la terapia busca modificar la interpretación del pasado. 
 
Para lograrlo, la hipnosis ericksoniana usa sugestiones indirectas, complejas, ya que dependen de la individualidad del paciente. Estas sugestiones tienden a rodear la crítica consciente, por lo que resultan más efectivas.
 
La hipnosis ericksoniana permite una manera diferente de mirar a las personas, transformando en el paciente su capacidad para examinar sus propios cambios. 
 


También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados