¿Qué es la enseñanza no reglada?

¿Enseñanza reglada o enseñanza no reglada? Tener claro si la formación que elegimos nos aporta un título oficial o no puede ser definitorio de cara al futuro.

¿Qué es la enseñanza no reglada?
Formación reglada frente a formación no reglada, descubre qué es

A la hora de elegir una nueva formación, normalmente cuando se trata ya de una formación complementaria o de especialización, la oferta académica la podremos clasificar claramente en dos grandes bloques: enseñanza reglada frente a enseñanza no reglada.
 
La característica principal de la formación reglada es que garantiza una validez académica oficial y que está gestionada directamente desde la Administración Educativa. Es enseñanza reglada la Educación preescolar y educación infantil, la Educación primaria y secundaria obligatoria, Bachillerato,
la Formación Profesional y la Formación Universitaria (de títulos universitarios oficiales), así como otras enseñanzas en los campos artísticos o de idiomas.
 
Mientras que la enseñanza no reglada se imparte en centros privados y su titulación no tiene por qué tener un reconocimiento oficial. La formación no reglada es toda aquella que no está dentro del Sistema Educativo Oficial, la titulación conseguida mediante la formación no es oficial.
 

Algunas ventajas e inconvenientes de la enseñanza no reglada


 

Baremo en oposiciones

Ambas pueden tener sus ventajas e inconvenientes y sopesarlos será clave a la hora de determinar nuestra elección. Sin embargo, tener claro si la enseñanza que elegimos es reglada puede ser definitorio de cara al futuro.

Y es que, por ejemplo, si posteriormente te planteas presentarte a unas oposiciones que cuenten con parte de concurso (es decir, que valoren otros méritos aportados por el opositor además del examen en sí), habrá formación no reglada cuyos títulos no te cuenten, por no haberlos expedidos ningún organismo de la administración pública.
 

Cuidado con los precios

En ocasiones, puede ocurrir que necesitemos formarnos en algún área específica, ya sea para mejorar nuestras condiciones en nuestro empleo actual o de cara a buscar uno nuevo.

En este caso, puede que un master de formación reglada tenga un precio bastante elevado que no nos podamos permitir, y que encontremos un curso (curso de corta duración o de experto…) sobre la misma temática a un precio mucho menor. Y sea el precio el que nos determine en ese momento el tipo de formación a elegir.
 
Sin embargo, puede que haya otros casos en el que cierta entidad privada ofrezca un master sobre una temática muy novedosa pero que no sea oficial, que no sea formación reglada y aún así cuente con un precio elevado (que normalmente aún así suele ser más bajo que respecto a la formación reglada).

Y podemos encontrarnos con que invertimos nuestros ahorros en una formación que posteriormente no podamos justificar o sacarle todo el provecho que nos gustaría.

Algo parecido ocurre a veces con ciertas universidades privadas, cuyos títulos no siempre tienen validez en España, al no estar reconocidos como títulos oficiales, y dependiendo de en qué situaciones tengamos que acreditarlos, podemos llevarnos la desagradable sorpresa de que no nos sirva para jutificar determinada formación.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados