¿Qué es el IRPF?

El IRPF es un impuesto que grava la renta obtenida en un año por las personas físicas residentes en España. Es personal, directo, periódico y progresivo.

¿Qué es el IRPF?
Cómo afecta cada año el IRPF a los contribuyentes


IRPF, cuatro siglas de las que todo el mundo ha oído hablar pero que algunas personas no conocen en profundidad.

Para aquellos que acaban de incorporarse al mercado laboral, puede que el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas les presente algunas dudas que trataremos de aclarar en este artículo.

Lo primero que hay que saber es que el IRPF es un impuesto que grava la renta obtenida en un año natural por las personas físicas residentes en España, o en el extranjero en casos de, por ejemplo, ciudadanos en misión diplomática, oficinas consulares e Institutos en el extranjero.

Por tanto, es una figura impositiva perteneciente al sistema tributario español. Esto no quita para que las Comunidades Autónomas puedan regular las tarifas.
 

El IRPF, un impuesto progresivo para todos


Objeto y naturaleza del IRPF

Según recoge la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en el artículo 2, este tributo se aplica a la renta del contribuyente, que se compone de sus rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales, así como las imputaciones de renta.

Se trata de un tipo de impuesto personal y directo, es decir, se aplica solo sobre las personas físicas. Es también periódico, ya que se recauda anualmente, y también progresivo, ya que cuanto mayor sean los ingresos, más dinero tendrá que aportar el ciudadano.



Quién está exento de pagar el IRPF

Hay que recordar que sólo están excluidos de presentar la declaración del IRPF los trabajadores con rentas inferiores a las establecidas en la ley, límite establecido en menos de 22.000 euros brutos anuales.

Aunque en el caso de tener dos pagadores, el rendimiento íntegro del trabajo no puede superar los 12.000 euros brutos, cifra que también se aplica a los pensionistas. 

Tampoco cuentan las ganancias patrimoniales inferiores a 1.600 euros anuales, y las subvenciones para la adquisición de vivienda o rentas inmobiliarias de menos de 1.000 euros brutos anuales.


Deducciones en el IRPF

También es importante destacar que existen deducciones para que paguemos menos IRPF. Quien haya comprado su vivienda antes del 2013, podrá deducir un 15% de este concepto en su declaración.

También se deducen un 10,5% las personas que hayan firmado el contrato de alquiler anterior a 2015, siempre y cuando su base imponible sea inferior a 24.000 euros.
 
Los trabajadores autónomos pueden incluir en la declaración la nómina de los empleados, las cotizaciones a la Seguridad Social o el importe del alquiler del local en el que se desarrolla la actividad, entre otros, para su posterior deducción.  Las facturas tendrán una reducción del 15%. 

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados