¿Qué es el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales?

El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados establece diferentes cuotas. ¿Quieres saber cuáles son?

¿Qué es el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales?
Tributo cedido a las comunidades autónomas

Existen ciertas operaciones que están obligadas a someterse a tributación. Ya hemos visto en qué consisten otros impuestos vigentes en España, y en esta ocasión vamos a hablaros del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Este tributo forma parte de la legislación española y está publicado en el Boletín Oficial del Estado. Está regulado por el Real Decreto Legislativo 1/1993 y el Real Decreto 828/1995.

Aunque es un impuesto cedido a las comunidades autónomas, que se ocupan de la gestión y el cobro, su reglamentación depende directamente del Gobierno central.

 

IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONIALES 


 

¿QUÉ GRAVA ESTE IMPUESTO?

 
  • El impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, grava las transmisiones patrimoniales onerosas, entendiéndose como tal las operaciones de compraventa de bienes (muebles e inmuebles), la constitución de derechos reales (usufructos) y los arrendamientos.

  • Las operaciones societarias: constitución, aumento y disminución de capital, fusión y disolución de sociedades...

  • Los actos jurídicos documentados: escrituras, actas notariales, anotaciones en registros públicos...

 

¿QUIÉNES SON LOS SUJETOS PASIVOS?


Pueden ser personas o sociedades, depende de la base imponible sobre la que vaya a aplicarse el impuesto.

En el caso de transmisiones patrimoniales onerosas y actos jurídicos documentados, el sujeto pasivo es la persona que adquiera o sea beneficiaria de los bienes establecidos en la operación. Por ejemplo, la persona que compra un coche de segunda mano o una vivienda.

En las operaciones societarias, el sujeto pasivo es la propia sociedad salvo en casos de disolución y reducción de capital, que serán los socios.

 

¿CUÁL ES LA BASE IMPONIBLE DEL IMPUESTO?

 
  • El valor real del bien o derecho transmitido.

  • El importe nominal del capital constituido o aumentado.

  • En casos de fusión y escisión societaria, el capital resultante del nuevo ente creado.

  • En casos de disolución y disminución de capital, el valor de los bienes y derechos que hayan sido entregados a los socios.

 

¿CUÁLES SON SUS CUOTAS?

 
  • El 6% de la cuantía de la transmisión patrimonial, siempre que se trate de bienes inmuebles o de la constitución o cesión de los derechos reales que recaen sobre ellos.

  • El 4% para los bienes muebles y semovientes, además de la constitución de sus derechos reales.

  • El 1% para la constitución de derechos reales de garantía, fianzas, préstamos, pensiones y cesión de créditos.

  • El 0,5% del capital en las operaciones societarias.

 

¿CUÁLES SON SUS PLAZOS Y CÓMO SE LIQUIDA?


El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados debe presentarse en un plazo de 30 días hábiles contados a partir de la fecha de entrega del documento que refleje la operación.

Su liquidación se realiza en la delegación de Hacienda de la comunidad autónoma que corresponda. Es necesario cumplimentar previamente un impreso oficial.



También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados