¿Qué es el coste de oportunidad?

¿Sabes qué es el coste de oportunidad? Te contamos que significa este concepto nacido dentro del universo de la economía y cómo es aplicable a cualquier aspecto de la vida.
 

¿Qué es el coste de oportunidad?
Descubre en qué consiste este concepto económico

El coste de oportunidad representa un concepto con el que vivimos diariamente sin darnos cuenta y el cuál algunas personas consiguen aplicar mejor que otras de forma inconsciente. Y es que, el coste de oportunidad representa aquello a lo que tenemos que renunciar para obtener otras cosas.

Inicialmente, el coste de oportunidad apareció como un concepto económico, pero es totalmente extrapolable a cualquier otro ámbito. El término lo inventó Fiedrich von Wieser en 1914, a través de la publicación de la “Teoría de la economía social” en el que explicaba que el coste de oportunidad entra en un mundo de muchas oportunidades disponibles y limitados recursos.

Si quieres conocer mejor en qué consiste el concepto del coste de oportunidad para poder comenzar a utilizarlo de forma más consciente y tenerlo en cuenta en tu vida diaria a la hora de tomar decisiones, a continuación te desvelamos algunos puntos sobre el coste de oportunidad, los cuáles te pueden ayudar a gestionar mejor tu día a día.


El coste de oportunidad: concepto y aplicaciones


 

¿Qué es?

En economía, se dice de aquello a lo que se renuncia al tomar una decisión económica. También es conocido como el valor de la mejor opción no realizada. 


El coste de oportunidad en el mundo empresarial

Como hemos señalado anteriormente, el concepto tiene su origen en el entorno de la economía, un ámbito en el que está constantemente presente, ya que todas las empresas diariamente tienen que tomar unas decisiones que afectarán a sus inversiones y financiaciones, por lo que día a día deben optimizar al máximo sus recursos para poder obtener la mayor rentabilidad posible.


El coste de oportunidad en la vida diaria

Elegir unas cosas siempre implica tener que renunciar a otras. Esto es un hecho que se repite constantemente a lo largo de nuestras vidas. Nuestras acciones diarias nos obligan a elegir entre varias opciones, ya que es imposible realizar varias a la vez, ya sea por cuestiones económicas, físicas, espaciales o temporales.

Todo el mundo emplea el coste de oportunidad en su día a día sin darse cuenta cada vez que elige una opción u otra. Pero hay veces en las que escoger un camino u otro es complicado, ya que ello implica varios factores los cuáles pueden afectar en mayor o menor medida a cada persona.

No todos somos iguales, por lo que cada uno tiene unos intereses e intenta rentabilizar al máximo sus opciones a la hora de tomar decisiones. 


Conclusiones sobre el coste de oportunidad

Dentro del mundo empresarial el término del coste de oportunidad es un concepto que se toma de forma objetiva, debido a que los recursos son limitados y es importante conseguir la mayor rentabilidad posible.

Sin embargo, a la hora de tomar decisiones personales, la objetividad se queda en un segundo plano, convirtiendo al coste de oportunidad en un concepto más subjetivo, ya que a la hora de elegir unas opciones u otras, no solo entran en juego intereses económicos, también se consideran intereses de todo tipo que afectan a la persona en concreto.

A la hora de valorar el coste de oportunidad, ya sea en una materia u otra, es esencial tener muy claro el objetivo que se quiere satisfacer y el valor que tiene aquello que no se va a obtener.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados