¿Qué dirección de facturación poner en tus compras online?

Cuando hacemos una compra por internet nos piden siempre la dirección de envío y la dirección de facturación. 

¿Qué dirección de facturación poner en tus compras online?
Es una dirección que se solicita para prevenir el fraude


Las compras online se han convertido ya en algo corriente, aunque hace algunos años aún se veían como una cosa extraña y poco fiable. La gran mayoría de consumidores preferían desplazarse directamente a la tienda, no fuese a que los intentasen engañar por internet.

Con el tiempo y tras comprobar que amigos y familiares adquirían productos online sin que ocurriese nada, las compras por internet se incrementaron considerablemente.

Que se lo digan a Amazon… Hay que darse de alta como usuario en la página de la compra y rellenar una serie de datos, como por ejemplo, la dirección de facturación.

Estos datos que debemos rellenar son fundamentales para que la empresa que vende por internet pueda gestionar el pedido.

Dentro de los datos solicitados, la dirección de facturación suele ser requerida para evitar el fraude realizado con tarjetas de crédito.

Dichos datos son verificados verificados de este modo con la compañía de la tarjeta de crédito durante el proceso de autorización. 
 


La dirección de facturación recomendable


Al hacer el pedido, nos suelen pedir dos tipos de direcciones, que no significan lo mismo, aunque a veces coincidan. La dirección de facturación y la dirección de envío.

En esta última indicamos dónde queremos recibir el envío del producto adquirido. Puede ser tanto la dirección donde vivimos, como aquella en la que sea más fácil para recibir el pedido.

Gran número de clientes ponen como dirección de envío la del trabajo, ya que es donde más horas del día están y el sitio en el que seguramente no habrá problemas de localizar al destinatario. 

En cambio, la dirección de facturación es aquella donde aparecerán reflejados los movimientos realizados con la tarjeta de crédito.

Lo más recomendable es rellenar en el formulario de la compra que estamos realizando vía internet, la misma dirección de facturación que le dimos a la entidad bancaria con la que contratamos la tarjeta de crédito.

De ello dependerá que el banco acepte o no la transacción realizada. También es importante para evitar que la tienda online haga suspensiones preventivas mediante medida de seguridad. 

Por lo tanto, si queremos que la compra realizada online llega a buen término, deberemos incluir en el formulario la dirección de envío en la que seguramente estaremos cuando llegue el producto adquirido, así como la dirección de facturación que le facilitamos a la entidad bancaria cuando nos hizo la tarjeta de crédito.

De esta manera no habrá problemas y podremos seguir comprando por internet cada vez que nos interese. 
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados