¿Qué diferencias existen entre un crédito y un préstamo?

Seguramente, ya habréis cometido el error en alguna ocasión de confundir los términos “un crédito y un préstamo”, o simplemente, haberlo utilizado sin distinción alguna para mencionar o solicitar uno u otro, pensando que se referían al mismo significado.

¿Qué diferencias existen entre un crédito y un préstamo?
5 Diferencias entre un crédito y un préstamo

Hoy en día, toda esta confusión es normal, sobre todo, si no se tiene una cierta cultura financiera, teniendo gran parte de culpa las entidades bancarias, que en su afán de ganar nuevos clientes (competitividad entre entidades), no sólo, no consiguen explicarnos verdaderamente la diferencia entre un crédito y un préstamo, sino que además terminan por confundirnos aún más.

De esta forma, quiero aprovechar estas líneas para explicaros de forma simple, rápida y sobre todo clara, 5 diferencias entre un crédito y un préstamo, para nunca más tener problemas con los respectivos términos.

 

1- Disponibilidad del dinero 

Esta primera diferencia, nos llevará al punto clave para explicar y entender de forma más clara las diferencias entre ambos términos, siendo la disponibilidad del capital fundamental para este estudio.

De esta forma, en el préstamo, la entidad bancaria (banco y/o caja) pone a nuestra disposición una cantidad al inicio de la obligación (fijada por la entidad), obligándonos a reembolsar esa cantidad junto con unos intereses y comisiones (pactado entre las partes), en un plazo también acordado. Sin embargo, en el crédito, la misma entidad pondrá a nuestra disposición un capital (límite fijado), con la diferencia que será entregado gradualmente en una cuenta de crédito, dependiendo de nuestras necesidades, disponiendo de más dinero a medida que lo reembolsamos, siempre sin pasarnos del límite.

 

2- Intereses en un crédito y un préstamo

En este aspecto, tenemos que mencionar que en los créditos, únicamente pagamos intereses por el dinero que efectivamente hemos dispuesto, y no como en los préstamos que se pagan intereses sobre el total del capital prestado. Sin embargo, el tipo de interés es más alto en los créditos que en los préstamos (dependiendo de la entidad), llegando a veces a compensar, provocando dudas entre un crédito y un préstamo.

 

3- Duración de un crédito y un préstamo

En relación a este tema, los créditos suelen ser operaciones utilizadas para corto plazo (una necesidad puntual), mientras que los préstamos se utilizan para operaciones más duraderas (medio o largo plazo) pudiendo ser amortizado en cuotas regulares (mensual, trimestral o semestral), siendo la más utilizada por ambas partes las cuotas mensuales. 

 

4- Renovación de un crédito y un préstamo

Por lo general, los préstamos no pueden ser ni renovados ni ampliados, una vez que es una obligación finita, caso queramos continuar disfrutando de sus condiciones, tenemos que efectuar un nuevo contrato. Por el contrario, los créditos pueden ser renovados y ampliados, tantas veces como queramos y necesitemos, sin pasarnos del limite fijado por la entidad.

 

5- Finalidad de un crédito y un préstamo

En esta última diferencia, vemos claramente la oposición entre ambos términos, una vez que los préstamos son solicitados mayoritariamente por particulares para financiar un bien y/o servicio de consumo como: una casa, un coche, unas vacaciones, estudios, salud, entre otros, y los créditos, siendo en su mayoría utilizados por empresas, para financiar una actividad empresarial o afrontar periodos en los que necesitan de liquidez.

 

De este modo, espero haberos ayudado a esclarecer esta pequeña confusión entre “un crédito y un préstamo”, siéndoos muy útil a partir de ahora para solicitar la solución financiera que mejor se adapte a vuestras necesidades. Caso continuéis con dudas, o simplemente, queráis comentar alguna cuestión, lo podréis hacer en la parte inferior de este artículo, respondiéndoos lo antes posible.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados