Pulir faros de coche: un truco eficaz e increíblemente barato

¿Quieres pulir los faros de tu coche y dejarlos como nuevos? Te contamos cómo hacer para que queden relucientes con una sencilla y económica solución.

Pulir faros de coche: un truco eficaz e increíblemente barato
Unos faros en mal estado pueden ser motivo de rechazo en la ITV

Es normal que con el paso del tiempo, los faros del coche se desgasten. Sin embargo, circular con los faros sucios o velados puede reducir la luminosidad y suponer un grave problema de seguridad.

Pero no te preocupes, porque la única solución no es sustituir los faros por otros nuevos, pues existen varios métodos para pulir faros que te ayudarán a mantenerlos como el primer día.

Actualmente, puedes encontrar una amplia variedad de productos específicos en el mercado, desde cera hasta lijas pasando por abrillantadores.

Aunque si ya has probado alguna vez a limpiar y pulir los faros de tu coche, sabrás que por mucho que frotes el plástico de la superficie, éste no suele quedar del todo bien, ya que debido al polvo, a la arena y a la radiación solar, los faros también se arañan y enturbian fácilmente.

Sin embargo, también existen algunos remedios caseros que nos pueden ayudar a conseguir unos faros impecables, y uno de ellos es utilizar pasta de dientes. Sí, como lo lees, y a continuación te contamos cómo hacerlo.

 

Cómo pulir los faros del coche con pasta de dientes

La pasta de dientes es un método bastante eficaz para pulir los faros siempre que el nivel de desgaste nos permita restaurarlos.

Para comenzar a pulir la superficie de los faros del coche necesitarás un tubo de pasta de dientes, limpiacristales, desengrasante y un trapo viejo. A continuación te detallamos paso a paso el proceso para dejar tus faros como nuevos.

 

1. Aplica la pasta de dientes sobre el faro

Aplica una cantidad generosa sobre la superficie del faro del coche, y con ayuda de un trapo viejo o incluso con un trozo de papel de cocina extiéndela bien por toda el plástico.

Asegúrate de frotar bien y en todas las direcciones durante un mínimo de cinco minutos. No dudes en añadir más dentífrico si fuera necesario.

 

2. Aclara la superficie del faro

Aplica un poco de limpiacristales sobre la superficie del faro para aclarar la pasta de dientes. También puedes utilizar agua, humedeciendo el trapo y pasándolo por toda la superficie.

 

3. Aplica un poco de desengrasante

Enciende las luces para comprobar el resultado, verás que tus faros parecen completamente nuevos. Para rematar la faena y obtener un resultado todavía más reluciente, puedes aplicar un poco de desengrasante del tipo WD-40.

Otra alternativa que te puede ayudar a mantener los faros en buen estado por mucho más tiempo es aplicar barniz transparente con protección de rayos UV sobre la superficie.

 

Recuerda que pulir los faros con el truco de la pasta de dientes resulta todavía más eficaz si lo haces periódicamente.

Como alternativa a la pasta de dientes puedes utilizar alguna pasta de pulido específica para carrocerías. Tan solo deberás aplicarla con un trapo o una pulidora eléctrica, aunque este método resulta menos económico.

En el caso de que los faros de tu coche estén muy deteriorados, antes de decidirte por sustituirlos, lo más recomendable es acudir a un profesional para que se encargue de lijarlos y pulirlos en profundidad.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados