Cómo elegir puertas para armarios empotrados

¿No sabes qué tipo de puertas elegir para tus armarios empotrados? Te damos las claves para conseguir la solución que más se adapte a tus necesidades.

Cómo elegir puertas para armarios empotrados
Correderas, plegables o abatibles

Los armarios empotrados son la mejor solución para ahorrar espacio y mantener el orden. Sin embargo, además de ser una pieza de almacenaje bastante práctica, es un elemento decorativo de gran importancia.

Aunque no lo parezca este tipo de armarios nos abre paso a un sin fin de posibilidades, no obstante el diseño cae principalmente en manos de las puertas, ya que el frente es la parte más visible del armario.

Pero antes de ponernos a pensar en el diseño, los colores o los materiales, es importante pensar en el uso que le vamos a dar al armario. Así, a la hora de elegir las puertas para los armarios empotrados debemos tener en cuenta el presupuesto y el espacio del que disponemos.

A continuación te explicamos las posibilidades de cada tipo de puerta, para que optes por aquella que mejor se adapte a tus necesidades y a las condiciones del espacio.

3 tipos de puertas para tus armarios empotrados


1. Puertas correderas, la opción más cómoda y versátil

Elegir las puertas para tus armarios empotrados no es solo cuestión de gustos, por ejemplo, las puertas correderas a pesar de ser la opción más moderna, son ideales para habitaciones con poco espacio.

Además de permitirnos ahorrar hasta el último centímetro, con las puertas correderas no es necesario dejar espacio libre delante del armario para poder abrirlas.

Pero debes que tener en cuenta que si al elegir este tipo de puertas para los armarios, necesitas un fondo de un mínimo de 70 cm para poder colocar las guías, ya que de otro modo tendrás problemas con la ropa al deslizar las puertas, pudiendo llegar incluso a deteriorarla.

2. Puertas plegables para ahorrar espacio

Las puertas plegables son una opción intermedia, ya que también nos permiten ahorrar centímetros, aunque conviene dejar algo de espacio al frente para poder abrirlas cómodamente.

Este tipo de puertas no son tan grandes como las puertas clásicas, y necesitan guías tanto en la parte superior como en la parte inferior para poder plegarse. Además, también es importante contar con unas buenas bisagras para que el movimiento de cierre y apertura sea más fácil y suave.

Estas puertas quedan genial en armarios con un fondo bastante mayor de lo habitual y además al abrirlas nos permiten acceder por completo al armario, ya que se pliegan sobre sí mismas y ocupan mucho menos espacio.

3. Puertas abatibles, la opción más clásica y económica

Si buscas puertas para armarios empotrados de estilo más tradicional, esas son las abatibles, que además son bastante más económicas que las anteriores.

Las puertas abatibles también son las más prácticas y cómodas, y aportan una sensación de ligereza al espacio, ya que las hojas son de mayor dimensión.

Además, nos permiten tener acceso a todo el interior del armario. Eso sí, conviene disponer de espacio suficiente para poder abrirlas, y hay que tener en cuenta que también conviene contar con unas bisagras resistentes y de calidad.

Una vez que hayas elegido las puertas de los armarios empotrados, deberás pensar en el diseño y los materiales. Por ejemplo, si la estancia es pequeña y te has decantado por unas puertas correderas, también puedes optar por colocar un espejo en la misma puerta para conseguir una mayor sensación de amplitud.

En cuanto al material, normalmente lo ideal es elegir algo acorde con el resto de la carpintería. Sin embargo, los colores conviene que sean más bien neutros, ya que al tratarse de un armario empotrado no lo vamos a poder mover. De este modo, si quieres cambiar la decoración o reformar la habitación en el futuro, los colores neutros son más fáciles de combinar.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados