Puertas de cocina: lo que debes saber para elegir

¿Piensas hacer una reforma en casa? Las puertas de cocina son una parte fundamental del día a día, por eso te contamos cuáles son los principales materiales entre los que puedes elegir.

Puertas de cocina: lo que debes saber para elegir
Existen muchos materiales entre los que elegir

Cuando llega el momento de las reformas, la cocina es uno de esos lugares de la casa que requieren de una atención especial.

No solo debemos tener en cuenta el acabado estético del conjunto, sino que debemos preocuparnos también de elegir un diseño funcional y práctico a la hora de hacer uso de los electrodomésticos.

A la hora de elegir el mobiliario, adquieren protagonismo la puertas de cocina, que se diferencian en muchos factores, siendo uno de los más importantes el precio.

En este artículo queremos ofrecer una guía básica sobre los tipos de materiales más comunes para que puedas escoger las puertas que más se adapten a tu diseño ideal.


Los materiales más comunes en las puertas de cocina


Cómo elegir puertas de cocina

1. La madera maciza

El uso de la madera natural suele ser una de las opciones favoritas para las puertas de cocina más clásicas, y se fabrican a través de un tablero o varias piezas unidas.

Ofrecen diferentes tipos de acabado, pudiendo tener un toque rústico o más moderno, pero requieren de un cuidado especial con barniz para protegerlas de los productos abrasivos.



2. Puertas de laminado

Se llama así a los muebles de aglomerado,  que puede incluir también resinas melamínicas de poco grosor, lo que las hace una de las opciones más económicas del mercado.

Dan pie al uso de distintos diseños o estampados en el papel y la madera, y además son puertas fáciles de limpiar, pero debido a su poco grosor suelen durar bastante menos que otros materiales.



3. Puertas de PVC

El PVC o polilaminado se compone de tableros DM que contienen cola, resina y fibras de madera junto a una capa de PVC termosellado, que produce un material económico y con una estructura fina y uniforme.

Estas puertas son fáciles de decorar con pintura, y se pueden barnizar y lacar.



4. Puertas estratificadas

Son materiales hechos de aglomerado y papel grueso, que ofrece más resistencia que el laminado.

Como resultado, las puertas estratificadas van a tener una dureza y calidad proporcional al grosor del papel utilizado, siendo muy resistentes al calor, los golpes y la humedad. Siguen siendo económicas y fáciles de limpiar, pero tienen un acabado más artificial.



5. Puertas lacadas

Se componen de tableros que están cubiertos de una capa de laca sellada de forma ultravioleta, un método que consigue dotar a los materiales de mucha resistencia y durabilidad.

Cada capa de lacado que se aplique aumentará la resistencia y la calidad, pero también encarecerá el producto que seguirá siendo relativamente delicado. Como punto positivo, cuentan con un acabado variado y totalmente personalizable.



6. Puertas rechapadas

Se trata de puertas compuestas con un interior de aglomerado y recubiertas de una capa de madera barnizada en el exterior. La cubierta de madera suele ser fina, y da como resultado un acabado agradable y natural que sigue siendo económico.

Su único punto negativo es que el material del aglomerado se hace visible a corta distancia, sobre todo en los cantos.

Aunque existen otros materiales como el vidrio o el acero para las puertas de cocina, estos son los tipos de cubierta más famosos y comunes entre los hogares de todo el mundo.

Elegir el diseño que más te guste es lo esencial al fin y al cabo, junto con el coste de los materiales. La próxima vez que inicies una reforma en la cocina lo tendrás todo mucho más claro.


También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados