¿Puede el embarazo ser motivo de despido procedente?

El embarazo no puede ser motivo de despido procedente. De hecho, se considera discriminación por razón de sexo despedir a una mujer por estar embarazada.

¿Puede el embarazo ser motivo de despido procedente?
Se considera discriminación por razón de sexo despedir a una mujer por estar embarazada

En los últimos años, la legislación relativa al Derecho Laboral ha cambiado considerablemente y en repetidas ocasiones. Y las sentencias sobre despidos laborales por motivos de embarazo también han sido abundantes, generándose una copiosa jurisprudencia al respecto.

Sin embargo, y afortunadamente, parece ser que hoy en día es posible afirmar que el embarazo no puede ser motivo de despido procedente. De hecho, se considera discriminación por razón de sexo despedir a una mujer por estar embarazada. Y hasta el Tribunal Constitucional ha llegado a pronunciarse al respecto en casos concretos.

Y es que, en principio no se puede despedir a ninguna mujer por quedarse  embarazada, a menos de que en su contrato haya una cláusula específica al respecto que así lo detalle y ella haya aceptado firmarla.

Aunque igualmente esa cláusula sería abusiva, y es poco probable que una empresa ose a poner por escrito y dejar constancia de tales circunstancias y de ser capaces de aplicar este tipo de medidas que no hacen más que poner a la mujer en desventaja en el mercado laboral.
 


Situaciones laborales que pueden darse respecto al embarazo


Reducción de jornada laboral

Acogerse a la reducción de jornada para dedicar más tiempo al cuidado de los hijos es una de las posibilidades que ofrecen las empresas a las mujeres cuando son madres.

Aunque claro, conlleva reducción de horas y de sueldo, por lo que la situación ideal es que se plantee como una opción personal y puede sea la mujer la que elija qué tipo de contrato quiere tener tras el embarazo.
 



En trabajos de riesgo

En aquellos casos en los que el puesto de trabajo entrañe algún riesgo para el embarazo, la empresa debe ofrecerle durante esos meses un puesto que pueda desempeñar y que no suponga ningún peligro para el correcto desenlace de la gestación.

Y, en el que caso de que esto no fuera posible, será la mutua la que directamente decida si es conveniente anticipar la baja porque el trabajo esté suponiendo un riesgo para el embarazo.
 


Qué ocurre si se produce un despido por embarazo

Que sea poco probable y que sea anticonstitucional y no considerado como procedente, no significa que no se den casos de despidos por embarazos.

En este tipo de situaciones, la afectada se verá obligada a tener que denunciar a menos que la empresa, y al comprobarse que se trata de un despido improcedente, ganará el juicio casi con total garantía.
 
Por su parte, la empresa sólo podría justificar un despido de este tipo como procedente alegando (y demostrando fehacientemente) otros motivos.

Un motivo puede ser, por ejemplo,  que la empresa presente pérdidas o que esté en la quiebra. En este caso, la empresa podría acogerse a que el motivo del despido no es el embarazo, sino la situación 



También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados