Prurito, causas y soluciones para estos picores en el cuerpo

El prurito es una sensación de picazón tan fuerte que provoca que no podamos dejar de rascarnos la zona afectada.

Prurito, causas y soluciones para estos picores en el cuerpo
Las causas pueden ir desde una piel reseca a enfermedades más importantes

Lo llamemos prurito o picazón, lo cierto es que los picores en el cuerpo que hacen que nos rasquemos de forma insistente son muy molestos. Lo malo es que muchas veces no sabemos a qué son debidos.

Las causas del prurito

Ahora en verano achacamos el picor al sol, pero las causas pueden ser muy variadas. Por poner algunos ejemplos:

  • Piel envejecida o muy reseca.
  • Infecciones superficiales de la piel.
  • Dermatitis seborreica, atópica o de contacto.
  • Irritaciones causadas por algún producto.
  • Picaduras de insectos.
  • Psoriasis.
  • Quemaduras producidas por el sol.
  • Reacciones alérgicas.
  • Reacciones a ciertos medicamentos. En este sentido hay que mencionar el denominado prurito senil, puesto que se da en las personas mayores que consumen muchas medicinas.
  • Enfermedades como pueden ser la varicela, el sarampión, la hepatitis, la anemia ferropénica o una enfermedad renal.
  • El embarazo.
  • La llegada de la menopausia.
  • El consumo de café o de alcohol.


Cómo prevenir el prurito

Como decimos, el prurito no es doloroso, pero en ocasiones puede provocar ansiedad, cambios de comportamiento, trastornos depresivos e incluso psicosis en casos extremos.

Así que para que la cosa no vaya a mayores hay que tomar medidas lo antes posible. Lo primero es prevenir su aparición, y la mejor manera de hacerlo es mantener la piel siempre bien hidratada. Para ello existen trucos: utilizar cremas emolientes hipoalargénicas (si ya tenemos picazón hay que evitar la zona afectada), tomar duchas cortas y con agua templada o humidificar el ambiente, entre otros.

Tratamiento del prurito

Si el prurito ya ha hecho acto de presencia y el picor en el cuerpo es muy intenso lo mejor es hacerse una analítica. De esta forma podemos descartar que estemos ante algo más grave.

Además se aconseja aplicar una crema específica, como puede ser XeraCalm, de Avène (aseguran que baja la inflamación y el picor se reduce en un 65% en solo tres semanas). Las lociones o pomadas con mentol, calamina, capsaicina o alcanfor también alivian el picor.

El momento más adecuado para aplicar las cremas es después de la ducha. Recuerda que el agua no puede estar muy caliente y que lo idóneo es utilizar jabón no alcalino.

Asimismo, hay que evitar los productos antisépticos y antitranspirantes, las prendas sintéticas, elásticas y apretadas, el alcohol y las comidas picantes. Y sobra decir que rascar la zona afectada o exponerla mucho rato al sol es contraproducente.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados