Protector solar en invierno, ¿hace falta?

La radiación UVA y UVB siempre está presente, no desaparece con el mes de agosto. Por eso hay que echar también protector solar en invierno.

Protector solar en invierno, ¿hace falta?
Para salir a la calle el factor mínimo es el 15, pero en la nieve sube hasta el 50

Llega el otoño y empezamos a guardar las cosas de verano. Bien, puede que el bañador y las chanclas no las vayas a utilizar hasta el verano que viene. Pero la crema solar déjala a mano, pues los expertos aconsejan utilizarla todo el año. Incluso hay que echarse protector solar en invierno.

Aunque no la sintamos con tanta intensidad, la radiación UVA y UVB sigue ahí pese a que el día esté nublado. Y todos sabemos lo que puede ocasionarnos: manchas, arrugas y demás síntomas del envejecimiento de la piel, cáncer… Seguro que si vas a esquiar te echas protección, pues cuando te quedes en la ciudad tampoco es aconsejable salir sin ella.

 

Consejos para aplicar el protector solar en invierno

factor-solar-nieve

Las pautas para proteger nuestra piel del sol son las mismas en verano que en invierno:

  • Echarnos protección solar media hora antes de salir de casa, sobre todo si tenemos la piel sensible o con manchas. Si vamos a estar mucho tiempo al aire libre tendremos que volver a aplicárnosla cada dos horas. Incidiremos sobre todo en la nariz, los labios y los pómulos.
  • Si vamos a maquillarnos, la protección hay que echarla después de la crema hidratante y antes del maquillaje.
  • El factor dependerá del tipo de piel. Por regla general, las pieles más claras necesitan un factor elevado que las más morenas. La Academia Española de Dermatología recomienda usar un protector solar en invierno con un factor 15 o superior.

 

La importancia del protector solar en invierno en la montaña

  • Hay que poner especial cuidado con los niños, pues se pueden quemar más fácilmente que los adultos.
  • Debemos extremar las precauciones cuando vamos a estar en un sitio elevado, pues cuanto más alto estemos, más incidencia tendrán los rayos del sol. Según datos de la Fundación Cáncer de Piel, “por cada 1,000 pies de altura (un pie equivale a 0,30 metros, por lo que 1.000 pies vienen a ser casi 305 metros) sobre el nivel del mar, la exposición ultravioleta aumenta del 8 a 10 por ciento. Un esquiador de complexión promedio de piel blanca, a 11.000 pies sobre el nivel del mar, se quemará después de apenas seis minutos de exposición sin protección”, aseguran en este artículo.
  • Si vamos a ir a la nieve el factor de protección tendrá que ser muy alto, pues la nieve actúa como un espejo. Eso hace que la radiación solar se refleje sobre la piel (la nieve refleja el 80% de los rayos ultravioletas), por lo que hay que extremar las precauciones. El factor mínimo indicado en la nieve es el 50.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados