Presupuesto familiar: ¿Por qué debes hacerlo?

Todas las casas necesitan de herramientas para construirlas. El presupuesto familiar es una de esas herramientas indispensables.

Presupuesto familiar: ¿Por qué debes hacerlo?
Hablemos sobre el presupuesto familiar

Hay asuntos que son realmente vitales en un hogar, como por ejemplo el presupuesto familiar. No solo se vuelve esencial al inicio del año, como también en cualquier altura, pues se trata de un documento que implica un trabajo constante en donde todo cuenta y donde todo el cuidado es poco.

Para que entiendas completamente de qué hablamos y cuál es la importancia, a continuación te traemos más información, aquella que creemos importante y que te podrá ayudar a construir un mejor presupuesto familiar.


¿Cuál es el objetivo de hacer un presupuesto familiar?


Ya sea una familia grande o una pequeña, el presupuesto familiar tiene el objetivo de controlar la economía familiar a través, precisamente, del control de los ingresos (lo que se gana) y los egresos (lo que se gasta).


¿Cómo se ejerce el control?


Realmente no se trata de un control. El presupuesto familiar simplemente nos deja de forma visible la utilidad, o inutilidad, que le damos al dinero y nos permite revisar, recapacitar y reestructurar los mismos para mejorar.

Con un presupuesto familiar no solo conseguimos analizar lo antes descrito, como nos permite, si nuestros ingresos y nuestra astucia también nos permite, ahorrar para cualquier emergencia o, incluso, para invertir en otra forma de ingreso o en algo que nos de placer.


¿Cómo elaborar un buen presupuesto familiar?


Es una herramienta simple, por lo que sus procedimientos son intrínsecamente simples. Después de que elijas donde apuntar debes:
  • Crea una primera columna donde introduzcas la procedencia y la cantidad de dinero que entra, por ejemplo: nóminas, ganancias extras, regalos, pensiones, paros, etc.;
  • Crea una segunda columna donde introduzcas los gastos (egresos). Y cuando hablamos de los egresos, nos referimos a:
    • Gastos obligatorios: aquellos que son intrínsecos a una casa y familia (alquiler o hipoteca de la casa, préstamos, etc.);
    • Necesarios: aquellas que hacen falta, pero se pueden regular (servicios de luz, agua y gas, alimentación, transporte, etc.);
    • Ocasionales: aquellos considerados un gusto (comer fuera de casa, ir al bar, salida con amigos, etc.)


¿Y qué hacer con todo esto?


Al hacer esto, podemos observar nuestro panorama económico y corregir, pero para que esto funcione no te olvides que debes de ser 100 % honesto. Independientemente del resultado, la idea es mejorar y lograr ahorrar o, en el peor de los casos, saldar deudas, cubrir gastos, entre otras.


Recuerda que…


El presupuesto familiar te ayudará, pero si sientes dudas o quieres saber más, puedes asesorarte con los entendidos en la materia. Inclusive existen programas, aplicaciones y portales que te ayudan a hacer tu presupuesto y a entender mejor como llevar una buena economía familiar.
 
También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados