Préstamos personales rápidos con y sin nómina: Encuentra las diferencias

¿Por qué por los mismos préstamos personales rápidos podemos llegar a pagar más de un 1% de intereses?

Préstamos personales rápidos con y sin nómina: Encuentra las diferencias
Financiación más barata
  • Pagaremos menos intereses si tenemos domiciliada la nómina o pensión

Pedir préstamos personales rápidos es fácil, y cómodo. Pero no es barato. Por eso tenemos que pensar principalmente en dos cantidades que harán que paguemos más o menos comisiones. La primera está clara: saber exactamente cuánto dinero necesitamos. Para la segunda no nos quedará más remedio que buscar y comparar antes de tomar la decisión final: conocer de antemano cuánto tendremos que pagar por el crédito que pidamos.

 

Como ya hemos mencionado en más de una ocasión, cuando tengamos claro que necesitamos préstamos personales rápidos, donde debemos acudir en primer lugar es a nuestro banco. ¿Por qué? La respuesta está en este ejemplo. Acudimos a una entidad, pedimos 7.000 euros a devolver en 60 cuotas y nos dan dos opciones: Pagar 145,14 euros al mes (8.708,40 euros en total), o 148,56 euros (8.936,60 euros). ¿Ves la diferencia? Mientras que en el primer supuesto nos aplican un 9,33% TAE, en el segundo los intereses suben hasta el 10,42%.

 

Los préstamos personales rápidos de este supuesto se corresponden con los ofertados por ING Direct, y la diferencia está en que pagaremos menos si tenemos domiciliada la nómina, pensión, prestación por desempleo, realizamos un mínimo de ingresos mensuales (1.000 euros) o mantenemos un saldo de 2.000 euros en una cuenta sin nómina. Si no, el interés se incrementará.

 

En el BBVA también ofertan préstamos personales rápidos sin necesidad de tener una nómina domiciliada, pero la diferencia de intereses también es clara con respecto a los clientes con nómina. Centrándonos en el Préstamo Online, la oferta que publicitan para una financiación de 10.000 euros a devolver en 120 meses oscila entre el 10,22% TAE y el 11,81% TAE, dependiendo de si el cliente tiene domiciliada la nómina o pensión, o no. Y así podríamos seguir durante líneas y líneas.

 

Conclusión: la mayoría de los bancos exigen la domiciliación de la nómina para conceder una financiación más barata. También está la opción de las financieras, pero entonces los intereses se dispararán aún más. ¿Te parece si haces la prueba y nos cuentas?

 

 

 

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados