Préstamo rápido, ¿Cómo solicitarlo?

La concesión de un préstamo rápido, sobre todo si es a distancia, requiere de documentos, certificados y justificantes para que sean concedidos. Si estamos preparados podremos apurar aún más los plazos.

Préstamo rápido, ¿Cómo solicitarlo?
5 cosas que necesitas para pedir un préstamo rápido

Hoy en día, las entidades financieras, bancos y cajas de ahorro conceden préstamos rápidos, en apenas unas horas. Pero este carácter urgente no nos exime de presentar una serie de documentos y certificados que garanticen que somos solventes para devolver el dinero que hemos solicitado, cualquiera que sea la forma que hayamos elegido. Así siendo, os presentamos 5 cosas que necesitáis para solicitar un préstamo rápido.

 

En primer lugar, todas estas entidades piden que el beneficiario del préstamo rápido sea mayor de edad. En algunos casos esta edad se sube hasta los 25 años, porque es poco probable que un joven de apenas 21 ó 22 años, a pesar de ser mayor de edad, tenga autonomía suficiente para devolver el préstamo.

En otros casos, se fija también una edad tope, que va desde los 65 a los 75 años, aunque para préstamos rápidos, en los que se tiene que devolver el dinero en apenas unos días, este tope de edad carece de sentido.

 

¿Qué documentos debemos tener preparados? Si somos españoles, obviamente, nuestro DNI. Pero este tipo de productos también están abiertos a los residentes, que deben demostrar esta condición con su tarjeta de residencia.

 

Asimismo, debemos garantizar la capacidad de devolución del préstamo rápido. Para ello, tenemos que aportar nuestra nómina, pensión o recibo de autónomo. En algunas ocasiones no es suficiente sólo con estos documentos, también debemos entregar un certificado o el asiento bancario en el que demostremos que hemos ingresado este dinero.

El banco también nos debe emitir un certificado con el número de cuenta en el que queremos que nos ingresen la cuantía del préstamo rápido solicitado. Es más que aconsejable operar con financieras que trabajen con nuestro banco para asegurarnos mayor rapidez y agilidad. Este certificado, en ocasiones, puede costar dinero. Nos puede bastar con una fotocopia de la primera hoja de nuestra libreta bancaria.

 

Por último, debemos tener en cuenta un detalle: es muy difícil conseguir un préstamo rápido (o cualquier tipo de crédito) si estamos inscritos en un registro de morosos, del tipo ASNEF. Antes de empezar cualquier operación, y si sospechamos que podemos estar en uno de estos registros, debemos comprobarlo. Hay muchas empresas que ofrecen este servicio por internet. Así nos ahorraremos molestias y solicitar algo que no podemos conseguir.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados