¿Prescriben las deudas por no pagar minicréditos?

Toda la información que necesitas saber sobre cuándo caducan los minicréditos que no has podido devolver. 

¿Prescriben las deudas por no pagar minicréditos?
Minicréditos, créditos que no duran para siempre

Los minicréditos se caracterizan por ser una de las formas más rápidas de conseguir financiación. Cada vez es más común que las familias adquieran un crédito personal de estas características porque les permite de una forma fácil y cómoda conseguir un préstamo de 50 a 1.500 euros.
 
Por si fuera poco, los minicréditos se conceden al instante y se pueden devolver en pocos meses. Ante la grave crisis económica que atraviesa España, en muchas ocasiones, las familias intentan pagar los créditos más importantes (como el una vivienda) y los minicréditos pasan a un segundo plano.
 
¿Un minicrédito puede prescribir?, es la pregunta que miles de personas se formulan día a día ante la imposibilidad de poder hacer frente a un crédito personal de pequeña envergadura.

Desde Mi Portal Financiero queremos informarte de que sí, los minicréditos pueden caducar y hoy te explicamos cuando.
 

FECHA DE CADUCIDAD DE LOS MINICRÉDITOS  


 
¿De verdad que un préstamo personal puede caducar? La respuesta es sí. Ninguna deuda puede ser reclamada eternamente y esta esperanza recae sobre que la deuda por impago prescriba.
 
Los plazos de prescripción varían dependiendo de la naturaleza y el origen de la cantidad adeuda. El plazo de prescripción comienza desde el primer momento en el que el acreedor (a quien se le debe dinero) puede reclamar la deuda pero no lo hace, ya sea abandono o descuido.  
 
Sin embargo, si el acreedor realiza alguna acción legal para reclamar la deuda pendiente, tal y como señala el artículo 1973 del Código Civil, el plazo de prescripción puede quedar interrumpido y el deudor (quien debe dinero) debería abonar la deuda.
 
En octubre del año pasado fue modificado el artículo 1964 del Código Civil. Esta esa fecha el artículo dictaba que las deudas originadas con un contrato personal (minicréditos o suministros domésticos, por ejemplo), y que no tuvieran señalados términos especiales de prescripción, caducarían a los 15 años.
 
La reforma de este artículo redujo de 15 a 5 los años que hay que esperar para que una deuda prescriba, a menos que se hayan especificado unos plazos diferentes.
 
En concreto, para que un crédito puede prescribir (además de los 5 años dictados por ley) se tienen que dar los dos siguientes supuestos:
 
1. Que el acreedor no haya ejercido ninguna acción judicial ni extrajudicial (carta, requerimiento notarial, etc.)
 
2. Que el deudor no haya firmado, reconocido ni aceptado la deuda impagada.
 
Estos supuestos también aplican a las deudas por impago de minicréditos. Y es importante recordar que aunque el plazo de prescripción haya acabado, el deudor deberá alegar el cumplimiento de la prescripción para que la prescripción sea ratificada. 
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados