Prepara rosquillas de anís, el delicioso postre de los pobres

Entérate que ingredientes necesitas y que pasos debes seguir para hacer las más ricas rosquillas de anís. 
 

Prepara rosquillas de anís, el delicioso postre de los pobres
No sólo es sabroso, también es fácil de hacer


Las rosquillas de anís, que para muchos son el postre de los pobres, no tienen nada que envidiar a otras alternativas mucho más “pomposas” y caras. Si las sabes hacer son un dulce con el que siempre quedarás satisfecho.

Por eso nos pusimos en la tarea de encontrar para ti la mejor receta disponible, y después de mucho buscar y probar hemos encontrado una que sin duda te va a gustar.

Ya verás que no sólo es fácil de hacer sino muy sabrosa. Si hay algo por las que estas rosquillas caseras son deseadas es por su sabor tradicional, y eso es exactamente lo que vas a encontrar aquí.



El paso a paso para hacer las más deliciosas rosquillas de anís


 

Ingredientes

Una de las principales virtudes de las rosquillas de anís es que se hacen con ingredientes que o bien tienes siempre al alcance o son sumamente fáciles de conseguir.
 
  • 200 gramos de azúcar.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 2 huevos grandes.
  • 250 ml. de leche.
  • 500 - 600 gramos de harina.
  • Anís.
  • Canela.
  • Un sobre de levadura o polvo para hornear.
  • Aceite para freír. Preferiblemente un aceite de girasol que tiende a ser menos absorbido por los alimentos, evitando que queden grasosos.


Preparación

El primer paso para empezar a hacer las rosquillas de anís es verter en un recipiente la leche, el aceite de oliva, el azúcar, la levadura o polvo para hornear, el anís, los huevos y la canela.

No importa el orden en el que los mezcles y si lo deseas puedes añadir un poco más de alguno de los ingredientes, especialmente el anís y la canela.

Una vez que tengas todos estos ingredientes mezclados empiezas a batirlos y añadiendo la harina poco a poco. Esto hará que la mezcla siempre se vaya formando de manera uniforme.

Sigues batiendo hasta que obtengas una masa homogénea. Y lo suficientemente moldeable para hacer las rosquillas de anís. Si queda demasiado blanda puedes simplemente añadir un poco más de harina.

Una vez que la tengas, es momento de hacer las rosquillas y freírlas. Tienes que esperar que el aceite esté lo suficientemente caliente y que haya suficiente cantidad para que cubra cada rosquilla. Esto evitará que tengas que darles vuelta antes de que estén listas y que se puedan romper o deshacer.

Una vez que las hayas freído es momento de colocar tus rosquillas de anís caseras en papel absorbente, espolvorearlas con un poco de azúcar y esperas a que enfríen.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados