Precauciones antes y después de una donación de sangre

Si estás pensando en hacer una donación de sangre, conviene tomar una serie de precauciones para evitar posibles efectos adversos. Te damos algunas recomendaciones.

Precauciones antes y después de una donación de sangre
Es obligatorio dejar pasar 2 meses entre cada donación

La donación de sangre no conlleva ningún riesgo, apenas algunas reacciones adversas de carácter menor como son los mareos, los hematomas o, en caso poco comunes, lesiones en el nervio.

Si estás pensando en ir a donar sangre no hay motivos para tener miedo, ni al dolor ni mucho menos a contraer alguna enfermedad, ya que el proceso de donación es muy sencillo y se utilizan materiales estériles de uso único.

En el caso de que tengas más miedo al pinchazo, piensa que tan solo se trata de un miedo psicológico, una ligera molestia que queda sobrepasada con la satisfacción que supone este acto solidario. 

Hay que tener en cuenta que la sangre no se puede fabricar artificialmente, por lo que solo se puede obtener a través de donaciones, además de que no se puede almacenar por tiempo indefinido, por lo que es necesario el reabastecimiento de hospitales y clínicas.

Si reúnes los requisitos necesarios para donar, lo único que tienes que hacer en seguir algunas sencillas precauciones antes y después de la donación de sangre. A continuación te damos algunas recomendaciones que te ayudarán en el proceso.


Precauciones a tener en cuenta en el proceso de donación de sangre


Antes de la donación

 
  • Si vas a realizar una donación de sangre es importante que no vayas en ayunas, aunque después de ingerir una comida fuerte se recomienda esperar un mínimo de dos horas.
 
  • Si has realizado algún esfuerzo físico prolongado antes de la donación conviene informar al personal sanitario.
 
  • En el caso de que vayas a realizar esfuerzos, trabajos de altura, manipular máquinas o instrumentos peligrosos o conducir durante un periodo largo de tiempo tras la donación, también conviene comunicárselo al personal sanitario.
 
  • También es importante beber agua para hidratarte y descansar bien para preparar tu cuerpo para la pérdida de sangre.



Durante la donación

Normalmente no tiene por ocurrir ningún contratiempo durante la donación, pero en el caso de que sientas algún dolor, sensación de calor o sudoración conviene comunicárselo al personal sanitario para evitar una posible bajada de tensión o mareo, aunque esto solo suele suceder en las primeras donaciones.



Después de la donación

 
  • Tras la donación de sangre tendrás que comprimir sobre la zona de punción durante unos minutos para evitar la aparición de hematomas.
 
  • Pasarás entre 10 y 15 minutos de reposo tomando un refrigerio para dar tiempo a tu cuerpo a adaptarse a ese descenso en volumen de líquido.
 
  • Evita cargar pesos o realizar grandes esfuerzos con el brazo para impedir que se produzcan hematomas en la zona de punción.
 
  • En las dos horas posteriores a la donación se recomienda beber abundantes líquidos, evitar fumar y las bebidas alcohólicas.
 
  • Ingiere alimentos sanos y nutritivos, a ser posible ricos en hierro para recuperar la pérdida tras la donación.


Piensa que cada día hay numerosas personas que necesitan una transfusión, ya sea en procedimientos quirúrgicos, urgencias, trasplantes, hemorragias o en los tratamientos de diversas enfermedades, como cáncer o anemia.

Por eso, desde aquí te animamos a hacerte donante y ayudar a salvas vidas, a través de este enlace encontrarás toda la información y requisitos necesarios para la donación de sangre.
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados