¿Por qué una Cuenta de Tarjeta de Crédito?

En esta cuenta de tarjeta de crédito puede operarse de la misma manera que una cuenta corriente común. Durante su período de vigencia pueden domiciliarse en ella todo tipo de pagos y abonos.

¿Por qué una Cuenta de Tarjeta de Crédito?
Con la cuenta de tarjeta de crédito TÚ mandas y decides cuánto quieres pagar

En los últimos años y sobre todo en los últimos meses cada vez son más los particulares que buscan una forma de financiación simple, rápida y a corto plazo, que se adapte totalmente a sus necesidades esporádicas. De ahí, que queramos presentaros y explicaros una nueva forma de financiamiento, la cuenta tarjeta de crédito, para que finalmente encontréis la solución que tanto deseáis y que pondrá fin a todas vuestras preocupaciones. 

 

La cuenta tarjeta de crédito es una financiación flexible, una vez que  podrás hacer uso del dinero puesto a tu disposición por la entidad financiera, durante el período de vigencia del contrato y siempre con el límite máximo acordado. Así, el particular en cuestión va adecuando los fondos de que dispone a sus necesidades reales de financiación, retirando únicamente aquellos importes que le resulten precisos y decidir cuánto necesita y determinar cuánto quiere pagar, pudiendo renovar el contrato tras su vencimiento final. De esta forma, su operativa es prácticamente idéntica a la de una cuenta corriente común, una vez que admite todo tipo de pagos y de abonos (cheques, pagarés, tarjetas, transferencias), permitiendo también la domiciliación de efectos comerciales y/o recibos periódicos, en la que la disponibilidad de fondos no puede sobrepasar el límite concedido. 

 

Una de las principales ventajas de esta cuenta es que podemos formalizarla sobre algunas de nuestras cuentas corrientes ya existentes, permitiendo además la disposición gradual de las cantidades necesarias, pagando exclusivamente los intereses de la cantidad dispuesta, en función del tiempo de disposición pactado con la entidad. Por tanto y para terminar estas líneas, la cuenta de crédito es la forma más sencilla y rápida de financiación a corto plazo, una vez que dispondremos del dinero en el momento con el mínimo coste y es posible su renovación tras el vencimiento.

 

Por eso, si estás buscando una forma de financiación a corto plazo, tu solución es la cuenta tarjeta de crédito y la podrás solicitar y/o contratar directamente y sin papeleos a través de nuestro simulador.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados