¿Por qué son importantes las gafas nasales?

Te contamos qué hace que las gafas nasales sean un dispositivo tan importante en la práctica de la oxigenoterapia.
 

¿Por qué son importantes las gafas nasales?
Instrumento usado en la oxigenoterapia

La oxigenoterapia es una técnica o tratamiento que consiste en la aplicación de grandes dosis de oxígeno para prevenir deficiencias de este elemento en la sangre o para combatir deficiencias respiratorias. La efectividad de este método reside en el hecho de que las cantidades de oxigeno que se suministra son siempre mayores a aquellas que se encuentran normalmente en el aire.

Esta práctica requiere el uso de dispositivos como mascarillas, dispositivos de plástico que suministran oxígeno y las gafas nasales, de las que queremos hablar más a fondo en las próximas líneas.

Específicamente te contaremos qué es lo que las hace tan importantes en esta terapia.
 

Todo lo que necesitas saber sobre las gafas nasales


 

¿Qué son las gafas nasales?

Las gafas nasales son un instrumento que consta de un tubo (hecho de plástico o de silicona) que tiene dos púas, cada una de las cuales se introduce en un orificio nasal para proporcionar el oxígeno.

Hay diferentes tamaños dependiendo del paciente, pero en todos los casos el método de uso es el mismo: además de colocar una púa en cada fosa nasal, se pasa el resto del tubo por encima de las orejas y se conecta a una fuente de oxígeno.



¿Por qué son tan importantes?

Las gafas nasales son el método utilizado en la oxigenoterapia que más fácilmente se puede usar y uno de los más aceptados por la mayoría de los pacientes, principalmente porque es uno de los más cómodos.

Entre las principales comodidades destaca, además de su pequeño tamaño en comparación con otros métodos, el hecho de ser menos invasivo y permitir la alimentación por la boca durante el tratamiento.



¿Cuánto oxígeno proporcionan?

 
Las gafas nasales proporcionan un porcentaje de Fracción de Oxígeno Inspirada (conocida como FiO2) máximo de un 40 %. Esto representa casi el doble de lo que se encuentra en el aire normal, que tiene un 21 % de oxígeno.
 
Aunque es un método utilizable para la mayoría de los pacientes, los tratamientos especiales o menos comunes que requieran proporcionar una mayor cantidad de oxígeno requerirán otros dispositivos como las mascarillas, que aunque son más incómodas son capaces de ofrecer valores superiores a los de las gafas nasales.



¿Cuál es su precio?

No suelen ser para nada caras, al ser un producto de simple diseño y fabricado con materiales baratos los modelos más costosos no llegan a los 3 euros y son de más de 100 metros.



También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados