¿Por qué las empresas y los particulares ofrecen cursos gratuitos?

Te contamos sobre cuáles son las mejores ventajas tanto para particulares como empresas, de dictar cursos gratuitos.
 

¿Por qué las empresas y los particulares ofrecen cursos gratuitos?
Las ventajas de esta práctica no son pocas

Aunque muchas veces no sólo estos no permitan ingresos sino que representen un gasto adicional de dinero y tiempo, cada vez son más los cursos gratuitos que los particulares y –sobre todo– las empresas imparten.

Por supuesto, esta práctica no se debe de ninguna manera a un acto desinteresado. En la mayoría de los casos – sino en todos – este tipo de acciones forman parte de un plan estratégico que en última instancia si busca generar más ingresos.

Al final, son más las ventajas a disfrutar que los puntos negativos. ¿Cuáles son estas ventajas? Te las contamos a continuación.
 

Ventajas de los cursos gratuitos 



Sirven para mejorar la imagen

Impartir cursos gratuitos es un arma muy efectiva para mejorar la imagen de una empresa o particular para con otros.
Aunque no sea un acto desinteresado, si es un acto del que mucha gente se beneficia y – técnicamente – no es una obligación de nadie. En este contexto, es inevitable que la percepción sobre una marca o persona mejore sustancialmente.
 

Pueden ofrecer beneficios fiscales

Especialmente en el caso de las empresas, los cursos gratuitos pueden ser la puerta a disfrutar de algunos beneficios fiscales o ayudas estatales.

El estado cada vez más busca ayudar a aquellos que necesitan mejorar su formación profesional y si hay empresas que estén dispuestas a hacerlo por iniciativa propia no es para nada extraño que se busque incentivar a dichas empresas con algunos planes de apoyo.



Es una buena oportunidad para encontrar personal capacitado

Cuando una empresa dicta cursos gratuitos a personas en situación de desempleo o que no trabaja para ella, están formando potenciales empleados.


Los trabajadores formados producen más y mejor

En la mayoría de los casos, los cursos gratuitos que da una empresa son para formar a sus propios trabajadores. Una vez que estos trabajadores completan un curso, se convierten en empleados más capaces para producir un bien o prestar un servicio.

Con la educación de los trabajadores a través de cursos, las empresas al tiempo que forman a otros se forman a ellas mismas. Más que un gasto en otros es una inversión para el crecimiento propio.
 

Son una herramienta con potencial publicitario

Tanto en el caso de los particulares como de las empresas, el hecho de impartir cursos gratuitos es una acción que tiene mucho potencial para ser explotada publicitariamente.

En un mundo en donde la responsabilidad social corporativa es cada vez más un mensaje que las empresas y los particulares buscan difundir, es muy común que cada acción pensada para beneficiar a otros sea aprovechada también para el beneficio propio.

El hecho de ser una empresa o persona comprometida con ayudar a otros es actualmente una ventaja tan atractiva como ofrecer bajos precios o buen servicio. Que tus actuales y potenciales clientes tengan una buena percepción de tu marca es muy importante.
 

Una situación en la que ganan todos

 
Aunque no sea un acto altruista y desinteresado es una situación donde todos ganan, los que reciben la formación y los que la imparten. Si las cosas siguen siendo así, que sean cada vez más las empresas y particulares que den cursos gratuitos.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados