¿Por qué es recomendable utilizar jabón neutro para combatir la gripe?

Lavar las manos con jabón neutro es una de las formas más sencillas de eliminar gérmenes y reducir las posibilidades de su contagio.

¿Por qué es recomendable utilizar jabón neutro para combatir la gripe?
Los jabones antibacteriales no son más efectivos que los jabones normales

La temida y odiada gripe no es otra cosa que una infección viral que ataca a nuestro sistema respiratorio. La nariz, la garganta, los senos paranasales y los pulmones son los afectados.

Normalmente los efectos de la enfermedad, que por cierto nos deja destrozados, suelen durar entre una y dos semanas. Tienen que tener especial cuidado con ella los niños, la gente de la tercera edad y aquellos con un sistema inmunológico débil o con problemas médicos crónicos. Una de las formas para combatir la gripe es el uso de jabón neutro.

Pero más que para combatir, cuando ya se tiene, es para prevenir que podamos contagiarnos con la gripe. Primero sepamos cuáles son sus síntomas. 

 

Cómo combatir la gripe con jabón neutro


 

Síntomas de la gripe

 
  • Garganta irritada
  • Tos intensa
  • Fiebre de más de 38 grados
  • Dolores del cuerpo y la cabeza
  • Fatiga
  • Nariz tapada
  • Dificultad para respirar
  • Sudores y escalofríos
  • Náuseas y vómitos. Pérdida de las ganas de comer.

Cuando se presenta este molesto cuadro de síntomas es que ya tenemos la gripe. La utilización de un jabón neutro ayuda, mediante la higiene, a combatir contra aquellos gérmenes que nos hacen desarrollarla. Y también son útiles estos remedios caseros para tratar el resfriado.

 

Jabón neutro como tratamiento para la gripe


Lavarse las manos es un acto de higiene que reduce el riesgo de transmisión de gérmenes al darle la mano a alguien o haber tocado algún objeto que también tocó alguien enfermo.

Los pomos de las puertas y grifos de los hospitales suelen ser de cobre, ya que el mineral tiene propiedades asépticas que evita o reduce el contagio de gérmenes. 

Algo aparentemente tan nimio como la higiene, sin embargo tiene una efectividad espectacular. Tanto que, por ejemplo, se ha descubierto que una de las causas de la longevidad de los Caballeros Templarios, poco común en la Edad Media, era su higiene antes de comer.

Eran de los pocos que se lavaban las manos, evitando así numerosos gérmenes que hacían estragos entre sus contemporáneos.

Y no hay nada como el jabón neutro y agua en abundancia para realizar esta acción. Los limpiadores antibacteriales, de uso tan común, han conseguido que las cepas de bacterias se hayan vuelto más resistentes, dando lugar a que sus ingredientes sean menos efectivos para su función aséptica.

Su ingrediente activo suele ser el triclosán, un agente atibacterial que acaba con la bacteria y evita su crecimiento. El problema es que no sólo mata a la bacteria, sino también a las células humanas. Un estudio reciente determinó que los jabones antibacteriales no son más efectivos que los jabones comunes. 

Por ello, la mejor opción para combatir la gripe es el uso de un jabón neutro en la práctica habitual y necesaria de lavarse con asiduidad las manos. No hay remedio más efectivo que la prevención. 
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados