Pollo en salsa de pesto

Preparar pollo es una de las cosas más fáciles de hacer. Te presentamos un pollo con una salsa italiana que seguro no dejará indiferente a nadie.

Pollo en salsa de pesto
Una receta fácil, sana y nutritiva

Tod@s sabemos que el pollo es una carne con poca grasa, ideal si queremos cuidar la línea. El problema es que a veces nos cansamos de comerlo a la plancha o al horno. Pero el pollo no tiene por qué ser aburrido. ¿Has probado alguna vez el pollo en salsa pesto?

La receta es sana, nutritiva y muy fácil. A continuación te diremos cómo elaborar este plato con el que llevaremos el sabor de Italia a nuestra mesa.


Pollo en salsa pesto: Ingredientes


Lo primero que tenemos que hacer para preparar nuestro pollo en salsa pesto es reunir todos los ingredientes:
  • Muslos de pollo. Tantos como personas vayan a comer.
  • Salsa pesto. Puedes comprarla ya preparada o elaborarla en casa (lee la receta más abajo).
  • 1 limón
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta


Pollo en salsa pesto: Elaboración


Una vez tenemos todo listo, pondremos el horno a calentar a una temperatura de 180º C. Mientras tanto, vamos preparando el pollo:
  1. Colocamos los muslos de pollo en una fuente para hornear.
  2. Untamos el pollo con la salsa pesto por ambos lados. También levantaremos la piel para introducir la salsa por debajo. Luego la volvemos a colocar.
  3. Rociamos el pollo con un chorrito de aceite de oliva, sal y pimienta (al gusto).
  4. Exprimimos medio limón y vertemos el zumo sobre los muslos de pollo.
  5. Horneamos durante unos 50 minutos.
  6. Cuando veamos que la piel ya está dorada y crujiente, sacamos del horno y dejamos reposar durante 5 minutos.
  7. Exprimimos la otra mitad de limón y rociamos el pollo por encima.
¡Y listo! Ya tenemos nuestro pollo en salsa de pesto.


Receta para la salsa de pesto

 

Como decía al principio, para ganar tiempo podemos comprar la salsa de pesto ya preparada. Pero también la podemos elaborar en casa. En es caso necesitaremos:
  • Hojas de albahaca (30 gramos)
  • 1 diente de ajo
  • Piñones (30 gramos)
  • Aceite de oliva
  • Sal
Lo primero que tenemos que hacer es tostar los piñones. Para ello los ponemos al fuego en una sartén, sin aceite. Una vez tostados, los metemos en la batidora junto con el diente de ajo (ya pelado y troceado), las hojas de albahaca, sal y un buen chorro de aceite de oliva. Trituramos la mezcla hasta conseguir una salsa homogénea. Si queremos podemos añadir un poco de queso parmesano (ante de batir) o incluso, un par de cucharadas de nata líquida para cocinar.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados