Pollo crujiente con queso Cheddar

Prueba este pollo crujiente con queso cheddar, una receta perfecta para sus hijos o para una cena rápida. La salsa queda a tu elección.

Pollo crujiente con queso Cheddar
Puedes servir este plato solo o acompañado con la salsa que más te guste

La combinación de pollo y queso nunca defrauda. Gusta incluso a los más pequeños de la casa. Y si la carne está crujiente, las probabilidades de éxito aumentan. Así que si estás buscando una cena rápida a la que tus hijos no le pongan ningún pero, hoy te proponemos esta receta de pollo crujiente con queso cheddar.


Pollo crujiente con queso cheddar: Ingredientes


Para elaborar esta receta (4 personas) necesitaremos los siguientes ingredientes:
 
  • 4 medias pechugas de pollo limpias y deshuesadas
  • Pimienta
  • Sal
  • Cilantro
  • Una taza de leche
  • Una taza de queso cheddar en hebras
  • Una taza de pan rallado
  • Papel de hornear
  • Mantequilla
  • Para la salsa: Crema de sopa de pollo, crema agria y mantequilla


Pollo crujiente con queso cheddar: Elaboración


La elaboración es muy sencilla y no nos llevará mucho tiempo:
 
  1. Cortamos cada pechuga de pollo en 3 pedazos.
  2. Sazonamos con sal, pimienta y una pizca de cilantro.
  3. En 3 recipientes diferentes ponemos la leche, el queso y el pan rallado.
  4. Introducimos cada trozo de pollo en leche y a continuación en el queso. Utilizando los dedos, presionamos para que el queso se adhiera bien al pollo. Después, pasamos el pollo por el pan rallado y presionamos con firmeza.
  5. En una bandeja para el horno, colocamos una hoja de papel de horno untada con la grasa de la mantequilla (también sirve spray para cocinar o aceite de oliva). Colocamos el pollo encima y cubrimos con papel de aluminio.
  6. Horneamos a 200ºC durante 35 minutos. Retiramos el papel de aluminio y horneamos durante otros 10-15 minutos, o hasta que el pollo esté dorado y crujiente.
  7. Mientras tanto, en una olla mediana echamos la crema de sopa de pollo, la crema agria y la mantequilla. Removemos a fuego medio hasta que la salsa espese ligeramente. Si queremos simplificar la receta, podemos echar un brik pequeño de nata, media taza de leche y una pastilla de caldo de pollo.
  8. Sacamos el pollo y servimos echando por encima la salsa anterior (tiene que estar caliente). También podemos reemplazar esta crema por una salsa blanca o una bechamel. Incluso solo está buenísimo.
También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados