Pollo al ajillo, una receta sabrosa y muy económica

Hoy vamos a preparar el tradicional pollo al ajillo, pero lo haremos de una forma algo diferente. Aunque igual de sabrosa.

Pollo al ajillo, una receta sabrosa y muy económica
El pollo es una de las carnes más utilizadas en nuestras cocinas

La versatilidad y el precio del pollo lo han convertido en una de las carnes más utilizadas en nuestras cocinas. En este blog ya hemos dado varias recetas de pollo muy sabrosas y fáciles, como el pollo crujiente con queso cheddar, los muslos de pollo rellenos de jamón y queso, el pollo en salsa de pesto, la ensalada de pollo o el exótico pollo tandoori.

Pero hoy vamos a preparar una receta muy nuestra, un plato de esos que muchos comemos solo fuera de casa. Hablamos del tradicional pollo al ajillo, pero le daremos un toque diferente.

 

Ingredientes para el pollo al ajillo

Para cuatro personas necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Un pollo troceado (diremos que nos guarden el hígado)
  • Una cabeza de ajos
  • Orégano
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra molida
  • Una pastilla de avecrem o de caldo de pollo
  • Agua (250 ml)
  • Coñac (100 ml)

 

Elaboración del pollo al ajillo

Seguro que ya has visto algún ingrediente que no sueles utilizar, y ahí está el truco de este plato. Para elaborar nuestro pollo al ajillo lo primero que tenemos que hacer es pasar la carne en una cazuela con aceite de oliva, orégano y dos dientes de ajo enteros y sin pelar. Cocinamos hasta que esté dorada.

Mientras tanto trituramos el resto de los ajos pelados, el hígado del pollo y una pizca de pimienta. Añadimos esta pasta a la cazuela cuando el pollo esté listo. Entonces agregamos el coñac (si no tenemos podemos sustituirlo por vino blanco o vinagre de Jerez y el resultado será igual de sabroso), dejamos que se evapore un poco el alcohol y echamos el agua junto con la pastilla de avecrem o caldo de pollo desmenuzada. Esperamos a que el agua se haya reducido y ya tenemos listo nuestro pollo al ajillo.

 

Propiedades nutricionales del pollo al ajillo

Como verás no hemos echado sal porque las pastillas de caldo de pollo ya contienen sal, pero quien quiera puede agregar una pizca. No mucha, que ya sabemos que la sal no es muy buena. Por cierto, para que no nos repita el ajo tenemos que quitar el brote verde que hay en el centro de los dientes.

Y si somos de los que siempre estamos contando calorías nos interesa saber que una ración de este pollo al ajillo contiene casi 600 calorías. También aporta un 25% de grasas, casi un 4% de hidratos de carbono y un 76% de proteínas.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados