Platos novedosos para la comida de Navidad alejados de las tradiciones

La comida de Navidad tradicional puede renovarse un poco si se consumen platos de otras culturas que amplíen nuestros gustos culinarios.

Platos novedosos para la comida de Navidad alejados de las tradiciones
La bibingka es un delicioso pudín popular consumido en Filipinas

Las navidades son unas fiestas cuyo componente fundamental es la tradición. Año tras año repetimos las mismas acciones, sacando del armario árboles de navidad y figurillas del Belén, decorando la casa con los mismos ornamentos que los cinco años anteriores, cantando los mismos villancicos que cuando éramos pequeños… Todo parece basarse en hacer lo siempre. 

Por lo que respecta a la comida de Navidad, más de lo mismo. El cordero, la lombarda, los langostinos o el besugo al horno no faltan en la mayoría de las casas. Sin embargo, poco a poco los gustos se van actualizando y son muchos los que demandan platos nuevos, totalmente diferentes, sin que por ello se pierda un ápice del espíritu de la Navidad. 

Para aquellos que quieren innovar en su comida de Navidad, nada mejor que platos de otras culturas consumidos también por estas fechas. Facilitamos aquí algunos de ellos que podrían sorprender gratamente a vuestros comensales en un día tan señalado. Seguro que gustan y al final igual alguno de ellos termina convirtiéndose en un clásico navideño.

 

Platos novedosos para la comida de Navidad



Julbord  (Suecia)


Empezamos con un ejemplo atípico y es que se trata de un generoso bufé, no un plato en concreto. Sin embargo es ideal para la comida de Navidad con muchos familiares.

Obviamente, su contenido es puramente nórdico con arenques en escabeche, embutidos, patés variados y salchichón de reno. Luego se pasa a platos calientes como el Janssons frestelse (compuesto por patatas, espadín de escabeche, crema y patatas),  diversos tipos de carne picante y quesos y dulces.
 


Sarmales (Rumanía)

Son rollos de repollos que se han rellenado con carne y arroz. Están cocinados al vapor. Normalmente van acompañados de un puré de harina que recibe el nombre de Mamaliga. El único inconveniente, por poner uno, es que es una preparación muy laboriosa.


 


Toshikoshi soba (Japón)

Es la sopa que toman los japoneses el 31 de diciembre, y que significaría fideos para pasar el año. Los fideos están hechos a base de harina de alfortón y agua. Se trata de fideos muy largos ya que para los japoneses, la longitud de estos indica una vida muy larga. 


 


Bibingka  (Filipinas)


Los postres ocupan un lugar importante en toda comida de Navidad. Es el remate perfecto a una buena celebración. En este caso se trata de un pudín elaborado con harina de arroz, azúcar, mantequilla y leche de coco.



Antes de ponerse en la mesa se unta con mantequilla y se le espolvorea azúcar. Normalmente se le añade después coco rallado. 
 


Bûche de Nöel (Francia)

Otro postre riquísimo. Es un dulce con forma de tronco. Su origen se remonta al siglo XIX, cuando se convirtió en postre la vieja tradición francesa de reunirse la familia en torno a la chimenea para ver cómo se quemaba un gran tronco decorado para la ocasión.

La idea surgió de Pierre de Lacam, pastelero e historiador, quien decidió elaborar un bizcocho con crema de chocolate, fruta y azúcar glas de decoración y forma de tronco. Todo un éxito. 


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados