Pisto manchego: la receta tradicional

¿Quieres aprender a preparar el auténtico pisto manchego? Hoy te enseñamos a cocinar este plato tradicional que será la delicia de todos los paladares.

Pisto manchego: la receta tradicional
Una receta fácil y económica

El pisto manchego, como su propio nombre indica, es un plato tradicional de La Mancha, aunque debido a su sabor y versatilidad se ha convertido en una receta muy presente en la gastronomía española.

Eso sí, el auténtico pisto tan solo lleva tomate, pimientos y un poco de calabacín. Claro que dependiendo de cada zona y de la época del año, la receta lleva determinadas verduras, por ejemplo, el pisto andaluz incluye patata y berenjena.

Pero el pisto manchego es plato delicioso en cualquiera de sus formas, además es económico y fácil de preparar. Normalmente, viene acompañado de unos huevos fritos, carne o algún tipo de embutido. ¡Verás que esta receta te saca de más de un apuro!

 

Cómo preparar el tradicional pisto manchego

Como ya hemos dicho, el pisto manchego puede hacerse de muchas maneras, ya que admite numerosas variaciones, aunque la receta más básica tan solo lleva pimientos y tomate. Nosotros hemos optado por la receta tradicional, añadiéndole calabacín, cebolla y ajo.

Por supuesto, la calidad de las verduras cuenta mucho para el resultado final. Así que si no dispones de una huerta, asegúrate de que utilizas ingredientes frescos y de buena calidad, de este modo quedará un plato mucho más auténtico y sabroso.

 

Ingredientes para 2 personas

  • 1 calabacín
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 3 tomates maduros
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

 

Preparación

1. Echa un chorro de aceite de oliva en una cazuela poco profunda y pocha los ajos troceados. Después, irás incorporando las verduras por partes.

2. Añade la cebolla y los pimientos picados, y deja rehogar durante unos minutos.

3. Incorpora seguidamente el calabacín troceado y picado, con piel incluida.

4. Limpia y pela los tomates, quitándoles las pepitas, y añádelos al sofrito. Hay quien prefiere añadirle también unas cucharadas de salsa de tomate casera. Es cuestión de gustos, pero si te gusta mojar pan, no dudes en añadirla a tu receta.

5. Salpimenta al gusto y tapa la cazuela. Deja cocinar el pisto a fuego lento hasta que las verduras y el tomate estén a punto.

 

El pisto manchego suele servirse con huevos fritos o escalfados, aunque también queda genial con longaniza o con unos taquitos de jamón serrano.

Además, no necesitas servirlo en el momento, ya que está igual de bueno frío que caliente, incluso gana más sabor de un día para otro. Si quieres también puedes cocinar una buena cantidad de pisto para congelarlo e incluso guardarlo en conserva.

¡Que aproveche!

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados