Perro guardián, ¿cómo elegirlo?

Perro guardián, la opción de tener además de una entrañable mascota un efectivo protector de nuestro hogar que lo defienda y detecte cualquier intruso.

Perro guardián, ¿cómo elegirlo?
El entrenamiento previo es fundamental

Desde que el hombre domesticó al perro este se convirtió en un amigo fiel que no abandona jamás a su dueño pese que exista peligro para la integridad de ambos. Desgraciadamente no se puede decir siempre lo mismo a la inversa… El caso es que los hombres siguen necesitando de su compañía, y no solo como mascota, sino también como perro guardián.

La protección del territorio de su amo se pone de manifiesto mediante la percepción de una presencia a la que contestará con ladridos, piel erizada o agresividad, y que si el posible intruso se acerca más puede llegar a un ataque mediante efectivas mordeduras.

Dependerá de la personalidad del perro guardián y del tipo de raza la manera en la que responderá ante este tipo de situaciones. Así por ejemplo los rottweiler o los pitbull son razas muy fuertes que son capaces de soportar un dolor intenso en situaciones extremas. Lo mismo ocurre con los bóxer.

Los domberman tuvieron una época de moda y era los perros guardianes más utilizados, aunque con el tiempo los que más han perdurado en esta función han sido los pastores alemanes. Perros inteligentes y muy ágiles, así como de fácil trato familiar. El mastín napolitano es un perro de gran envergadura y carácter intimidante que sin embargo es de lo más dócil con los niños.

 

Datos a tener en cuenta para elegir un perro guardián

Un punto fundamental para que la protección del perro guardián sea de lo más efectiva es que haya sido entrenado previamente. Dicho entrenamiento les permite tener la capacidad de atacar sin que nadie se lo indique, pues sabrán diferenciar entre una amenaza y un peligro inmediato.

La raza del perro guardián elegido es importante para desarrollar su trabajo, pero también lo es su sexo o sus características físicas, que puede que pasen factura a posteriori en lo relativo a problemas de salud. Sin duda un perro guardián es una especie de alarma móvil que ante cualquier ruido o situación extraña ladra con la mayor potencia posible. Cuando más alto ladre mayor respeto dará a los posibles intrusos, por lo que es recomendable elegir un perro de ladrido potente.

Hay que tener en cuenta que el dueño es responsable de la actuación del perro guardián, por lo que deberá saber a qué tipo de animal entrena y para qué función concreta. En España existe una legislación específica para razas de perros peligrosas que habrá que seguir si no se quiere sufrir una multa.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: