Permiso Individual de Formación, ¿cómo funciona?

Permiso Individual de Formación, pueden solicitarlo trabajadores de empresas públicas y privadas que coticen a la SS en concepto de Formación Profesional.

Permiso Individual de Formación, ¿cómo funciona?
Límite de 200 horas laborales por permiso y curso académico o año natural

La formación continua de una persona es fundamental para su desarrollo profesional y personal. Adquirir nuevos conocimientos y habilidades siempre suma e incrementa las posibilidades de mejora laboral y personal. El Permiso Individual de Formación permite cumplir estos objetivos a los trabajadores.

Para poder disfrutar de él habrá que ser un empleado asalariado que trabaje en empresas públicas o privadas que coticen a la Seguridad Social bajo el concepto de Formación Profesional. No podrán solicitarlo si trabajan en la Administración Pública, pues sus trabajadores tienen su propio Acuerdo de Formación.

A pesar de su importancia, el Permiso Individual de Formación, también conocido por sus siglas PIF, es desconocido para un buen número de trabajadores. Y eso que se trata de un permiso retribuido y autorizado por la empresa para que el trabajador realice una titulación oficial.
 

Características del Permiso Individual de Formación

El tipo de formación para la que se puede solicitar el PIF es:

  • Una titulación oficial o acreditación oficial.
  • Un título de Formación Profesional.
  • Certificados de Profesionalidad.
  • Reconocimiento de la experiencia profesional.
  • La acreditación de competencias para poder realizar un trabajo u oficio.

Esta formación debe ser presencial, ya sea íntegramente o al menos parte. Si fuera parcial podrá hacerse la formación de la parte presencial. Dicha formación a realizar no tiene por qué tener ninguna relación con la actividad desarrollada por la empresa. Puede realizarse tanto en centros tanto públicos como privados, aunque en este último caso la titulación deberá estar homologada y autorizada por el ministerio que le corresponda.

El Permiso Individual de Formación no podrá solicitarse para cursos de formación que no sean oficiales, planes de Formación Continua establecidos en la empresa o que sean obligatorios para el puesto de trabajo, ni tampoco para asistir a exámenes.

La empresa no está obligada a la autorización del permiso al trabajador. Podrá alegar por escrito motivos organizativos o de producción y comunicárselo al trabajador.

 

Ventajas para la empresa por la concesión del Permiso Individual de Formación

Además de aumentar la cualificación de su trabajador, obtendrá subvenciones que cubrirán una parte del coste laboral generado por la ausencia del trabajador durante sus horas de formación.

La cuantía de la subvención será igual a la suma del salario del trabajador y las cotizaciones devengadas a la Seguridad Social según el número de horas disfrutadas.

El trabajador tendrá a su disposición un modelo de solicitud por parte de la empresa. Una vez que la empresa autoriza el Permiso Individual de Formación se comunicará a los representantes legales de los trabajadores. Por último, la empresa los comunicará telemáticamente a FUNDAE, indicándole el objetivo del permiso o el coste del mismo entre otras cosas.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados