Permanencia en contratos telefónicos, conoce tus derechos

La penalización debe ser proporcional al número de días que faltan para que acabe el compromiso de permanencia firmado en el contrato.

Permanencia en contratos telefónicos, conoce tus derechos
Si el servicio no funciona o se modifica el contrato no hay que pagar ninguna multa

El sector de las telecomunicaciones lidera, año tras año, las denuncias recibidas por las asociaciones de los consumidores. En este artículo nos centraremos en los contratos telefónicos y en los derechos y obligaciones que tenemos como clientes. Y haremos especial hincapié en el compromiso de permanencia.

Incumplimiento del contrato de permanencia

Si tenemos firmado un compromiso de permanencia la compañía telefónica puede obligarnos a abonar una penalización por incumplimiento de contrato. Pero no cualquier cifra es legal. Tenemos que saber que el importe debe ser proporcional al número de días que faltan para que acabe el compromiso de permanencia firmado en el contrato telefónico. Así lo establece el artículo 74 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Por tanto, la compañía no puede pedirnos que abonemos la penalización completa o por tramos. Tampoco puede cobrarnos el IVA de esa cantidad porque, según la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido “no constituyen contraprestación o compensación de las entregas de bienes o prestaciones de servicios sujetas al impuesto”.

 

Qué ocurre con la permanencia si el servicio no funciona

No obstante, hay casos en los que no estamos obligados a pagar una indemnización por darnos de baja en el servicio antes de lo acordado. Es más, además de cancelar el contrato podemos exigir una compensación económica. Nos referimos a las situaciones en las que el servicio lleva tiempo funcionando mal.

Si ese es el caso hay que tener claro que es la empresa la que está incumpliendo el contrato, así que no hablaríamos de una baja, sino de una resolución del contrato por incumplimiento. Con la ley en la mano, concretamente con el artículo 1.124 del Código Civil, el cliente tiene derecho a poner fin al contrato sin pagar penalización alguna.

Pero no solo eso, también tiene derecho a que la empresa le pague una indemnización por los días en los que ha sufrido un servicio deficiente y, si fuera el caso, otra por los daños y perjuicios que sufrido.

 

Si el contrato cambia, se acaba la permanencia

Del mismo modo podemos solicitar la baja del contrato sin tener que pagar una penalización si la empresa sube el precio de la tarifa o realiza cualquier modificación del contrato de forma unilateral. Es más, las compañías están obligadas por ley a notificar las modificaciones contractuales a sus clientes con una antelación de como mínimo un mes. Y en esa notificación tienen que avisarles de que pueden cancelar el contrato sin ser penalizados por ello.

 

La permanencia no es infinita

También se han dado casos en los que la compañía telefónica se niega a dar de baja a un cliente porque el contrato se había renovado automáticamente. Pues bien, una cosa es el compromiso de permanencia y otra el contrato de servicio. Este último se firma sin fecha de duración. Una vez haya pasado el periodo de permanencia, los consumidores siguen siendo clientes de esa compañía, pero pueden darse de baja cuando quieran.

 

Liberar el móvil durante el compromiso de permanencia

Antes de terminar queremos dejar otra cosa clara. Si queremos liberar el móvil antes de que finalice nuestro compromiso de permanencia la compañía no se puede negar siempre y cuando estemos al corriente del pago de las facturas y sigamos pagando la cuota correspondiente hasta que el periodo de permanencia finalice.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados