Pensión alimenticia: qué y es cómo se calcula

La pensión alimenticia es un pago que uno de los cónyuges debe hacer a sus hijos destinado a la alimentación, la ropa, la asistencia médica, la educación y el alojamiento del menor.

Pensión alimenticia: qué y es cómo se calcula
La cantidad mínima denominada de subsistencia son 150 euros

Es común tras un divorcio con hijos que uno de los cónyuges tenga que pasarle una pensión alimenticia al otro para contribuir con los gastos indispensables de manutención.

Este importe se destinará a la alimentación, la ropa, la asistencia médica, la educación y el alojamiento del menor.

 

Dictamen de la pensión alimenticia



¿Pero quién determina la cuantía de esa pensión alimenticia? Lo normal es que la pacte la pareja y esta quede reflejada en el convenio regulador, pero también puede dictaminarse por sentencia judicial.

Para fijar la cantidad se tienen en cuenta tanto los ingresos del cónyuge que va a pagar la pensión como las necesidades de sus hijos.

De hecho, el artículo 146 del Código Civil recoge lo siguiente: “La cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe”. 
 



Cuantía de la pensión alimenticia



Como medida de orientación existe un baremo con el que se calcula el importe y que ha sido aprobado por el Consejo General del Poder Judicial.

A falta de homogeneidad de criterios en los juzgados para calcular el importe, los jueces suelen fijar cantidades superiores a la denominada pensión mínima o de subsistencia. Es decir, el importe mínimo necesario para que el menor pueda ser alimentado de forma saludable. 

Por regla general se establece un porcentaje de entre el 30 o el 35% de los ingresos del progenitor que debe pagar la pensión, siendo la cantidad mínima 150 euros.

Además, si en el convenio regulador no se dice nada sobre gastos extraordinarios, compete a ambos progenitores abonarlos al 50%. Cuestión aparte es cuando el cónyuge obligado a pagar la pensión alimenticia no tiene ingresos. 


 

Duración de la pensión alimenticia



También como norma general la pensión alimenticia se paga hasta que los hijos hayan cumplido los 18 años. Pero hay casos en las que esta puede alargarse. Si están estudiando o no cuentan con recursos propios para subsistir, por ejemplo.

En estos casos, salvo que el ex cónyuge lo deje por escrito, lo aconsejable para evitar problemas es seguir pasando la pensión alimenticia al padre o madre del menor, tal y como ha quedado reflejado en la sentencia o en el convenio regulador. 
 

 

Reclamar la pensión alimenticia



Además hay que tener claro que la pensión alimenticia no tiene efectos retroactivos, por lo que solo se pueden reclamar las cantidades adeudadas desde la fecha de la demanda en el caso de los hijos menores de edad o desde que se dicta sentencia para los mayores de edad. Y una nota importante: las reclamaciones relacionadas con esta prestación prescriben a los cinco años.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados