5 consejos para pedir un aumento de sueldo

A la hora de pedir un aumento de sueldo debemos argumentar nuestra petición y elegir el momento y lugar adecuado para hacerlo.

5 consejos para pedir un aumento de sueldo
Podemos pedir complementos salariales

¿Estás convencido de que ha llegado el momento de pedir un aumento de sueldo? Pues si has esperado hasta ahora para atreverte a entrar en el despacho de tu jefe, espera unos minutos más y échale un vistazo a los consejos que traemos hoy para afrontar este trago por el que todos, antes o después, tenemos que pasar. Si queremos ganar más, claro.

Más tarde o más temprano surgirán inquietudes en tu vida: comprarte un piso, formar una familia, ahorrar para la jubilación, etc. De ti depende defender tus intereses y, siempre y cuando el salario que te estipulas esté dentro de las expectativas de mercado, solicitar un aumento es posible. Solo tienes que gestionar la conversación de manera adecuada y esperar una respuesta positiva de tu jefe. 

En cualquier caso, no sufras. Si crees que tu banda salarial está por encima de lo que actualmente ganas y no obtienes el aumento deseado, sal ahí fuera. No hay cosa peor que quedarse en un trabajo donde no te sientas bien remunerado. Busca nuevas oportunidades laborales y negocia desde cero, aportando toda tu experiencia. Así debe funcionar el mercado.
 

Cómo, cuándo y por qué el aumento de sueldo


 
Como no se trata de pedir un aumento de sueldo porque sí, antes de dar el paso conviene prepararse. ¿Has tomado ya estas  precauciones?
 

01. Planificar nuestro discurso


Debemos hacer un balance de nuestro trabajo y preparar un listado con todos los argumentos. Así tu jefe podrá comprobar si, efectivamente, te mereces ese aumento de sueldo. Puedes incluir cuestiones tales como:
 
  • Los logros que has conseguido.
 
  • Las responsabilidades que tienes.
 
  • Las horas extra que has trabajado sin pedir nada a cambio.
 
  • El tiempo que ha pasado desde la última revisión salarial.
 
  • Comparar tu sueldo con el que se ofrece en el mismo puesto pero en otras empresas. Para ello puedes informarte en las ofertas de trabajo publicadas.
 

02. Elegir el momento adecuado


Entérate de cuándo se están cerrando los presupuestos anuales. Ese es el mejor momento, ya que tu aumento de sueldo puede contemplarse en el documento. Si pides la subida cuando ya no hay dinero, lo más seguro es que no amplíen las partidas para ti. Tampoco es muy lógico hacer la reclamación en un momento en que la empresa esté pasando por un bache financiero. También sería un buen momento si nos atribuyen más responsabilidades o si hemos logrado un gran éxito. 
 
03. Tener claro cuánto queremos que nos paguen de más

Si pides un aumento, sin más, ten por seguro que la empresa te va a dar el mínimo posible. Así que si tú pones la cifra, mejor. A que te la negocien ya habrá tiempo. Hay expertos que aconsejan hablar de un rango salarial, no de una cifra concreta.
 

04. Pedir una reunión formal


 Para que tu petición no caiga en el olvido, no debes hablar de ello en ninguna comida o reunión informal. Lo mejor es solicitar una cita formal. Y si puedes, mejor deja constancia por escrito de la petición de aumento de sueldo. Durante el encuentro tenemos que hacer ver lo importante que es la empresa para nosotros y defender nuestra petición.
 

05. Esperar con prudencia


 Una vez que hayamos hecho la petición y esgrimido todos los argumentos, esperaremos en silencio a que nuestro jefe responda. Lo más probable es que nos diga que va a estudiar nuestra propuesta, por lo que esperaremos hasta que nos responda. Sin agobiarlo.
 

Lo que no debes hacer al pedir un aumento de sueldo


 
Al igual que tienes que tener claro qué debes hacer cuando vas a pedir un aumento de sueldo, también estaría bien tratar de no cometer los errores más frecuentes que se dan en estas situaciones y que pueden dar al traste con nuestro objetivo:
 
  • Hablar de nuestra situación familiar o económica. 
 
  • Comparar nuestro sueldo con el de otros trabajadores de la misma empresa.
 
  • Amenazar con dejar nuestro puesto de trabajo, porque a lo mejor nos estamos echando a la calle a nosotros mismos.
 
  • Inventarse una oferta de trabajo de otra empresa. Lo lógico es pensar que si nuestro jefe está contento con nuestro trabajo va a contraofertar. ¿Pero qué ocurre si no lo hace?
 
¿Qué ocurre si no nos conceden el aumento de sueldo? Entonces llega la hora de aplicar el plan B. Podemos pedir que nos den vales de comida, una tarjeta para gasolina, flexibilidad horaria, más días de vacaciones, etc.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados