¿Qué es la pasta brick y cómo utilizarla?

La pasta brick es una masa de trigo de hojas muy finas cuyos ingredientes son: harina, agua, sal y aceite.

¿Qué es la pasta brick y cómo utilizarla?
Crea un envoltorio crujiente y neutro que va bien con platos dulces y salados

Si te gusta cocinar y siempre estás buscando nuevas recetas para sorprender a tus invitados te habrás dado cuenta de que muchos aperitivos y postres se hacen utilizando pasta brick. Y es precisamente en este ingrediente en el que nos detendremos en este artículo.

La definición general de la pasta brick sería algo así como una masa de trigo de hojas muy finas que se pueden utilizar de una en una o juntar varias para formar varias capas. Es muy similar a la masa filo, pues para elaborar ambas se necesitan los siguientes ingredientes: harina, agua, sal y aceite. Además, la que se vende en los supermercados suele llevar un emulgente y un acidificante.

Usos de la pasta brick

Como comentábamos, la pasta brick puede utilizarse de varias formas, pero lo que se pretende generalmente es crear un envoltorio crujiente. Como su sabor es más bien neutro, va bien tanto como ingredientes dulces como salados. Además la podemos freír, cocer, meter al horno, asar, etc.

Su versatilidad se da también en las formas que puede adoptar. Así, podemos hacer paquetes en forma de sacos, cestas para tartaletas, canutillos, rollitos, triángulos, cuadrados, etc.

La pasta brick, para platos salados y dulces

En la gastronomía turca la pasta brick se conoce como malsouka y se utiliza para hacer platos tan tradicionales como el brick (una especie de empanadilla frita), el börek, el baklava, el güllaç o el gözleme.

En versión salada podemos hacer, además, la spanakopita y la tiropita giegas o la pastela del Magreb.

Otros dulces que se hacen con pasta brick son el strudel alemán, la bougatsa griega, la banitsa búlgara o la gibanica, típica en los países de la ex Yugoslavia, Líbano y Siria.
 

Receta de la pasta brick

Ya decíamos antes que esta masa se puede encontrar en el supermercado (sección de refrigerados), pero en caso de que no la encontremos siempre podemos hacerla en casa. Para una docena de láminas necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 200 gramos de harina (podemos poner mitad blanca y mitad integral)
  • Agua a temperatura ambiente (200 ml)
  • Una cucharada sopera de aceite (mejor de girasol)
  • Una pizca de sal

Después solo tenemos que meter en la batidora estos ingredientes hasta que haya quedado una crema casi líquida. Ponemos una sartén al baño María (para saquitos es ideal una de 20cm) y echamos una capa muy fina de la masa, para lo cual podemos ayudarnos con un pincel. La despegamos de la misma forma que cuando hacemos crepes, pero con cuidado de que no se rompa.

Vamos colocando las láminas sobre un paño de algodón hasta que enfríen. Entonces ya podemos poner el relleno o conservar en la nevera en una bolsa de zip hasta que vayamos a utilizarlas.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados