¿En qué consisten los pagos recurrentes y cuál es su normativa?

Los pagos recurrentes son aquellos cobros automatizados que nos llegan periódicamente. ¿Quieres saber la normativa que los regula en España y en Europa?

¿En qué consisten los pagos recurrentes y cuál es su normativa?
Cargos regulados por la SEPA

Qué felicidad traen los primeros días de cada mes, cuando los afortunados por tener trabajo cobran su salario. Echamos un vistazo a la cuenta bancaria y ahí que aparece esa meritoria suma de dinero. Pero, un momento... ¿qué son esos importes que nos han descontado?

Pues esas restas reciben el nombre de pagos recurrentes, los cobros que nos llegan de forma automática a través del banco. Su periodicidad suele ser mensual, aunque depende del producto que tengamos financiado o contratado.

Estos pagos no necesitan nuestra aprobación para ser tramitados, aunque sí tenemos derecho a rechazarlos.

Están regulados por una normativa europea denominada SEPA (Single Euro Payments Area) y, a continuación, te contamos al detalle cuáles son todas y cada una de sus características. 

 

PAGOS RECURRENTES: EN QUÉ CONSISTEN


Hay que diferenciar los dos tipos de pago existentes:

  • Pago único: El mandato y la referencia de la operación son únicos y no pueden utilizarse para ocasiones posteriores.

  • Pago recurrente: Se utilizan para los cobros periódicos a un mismo cliente. La periodicidad y el importe pueden ir variando a lo largo del tiempo. En estas operaciones es posible firmar un único mandato que recoja los cobros posteriores que se van a emitir.

 

PAGOS RECURRENTES: NORMATIVA


La SEPA establece una serie de normas para estos pagos, que denomina 'adeudos directos' y que comúnmente son conocidos como recibos domiciliados.

En un boletín trimestral del BBVA se detallaron todas estas disposiciones, entre las que se encuentran las siguientes:

  • En los pagos recurrentes, el primer adeudo debe emitirse como primero (con el código FRST) y los siguientes como recurrentes (RCUR).

  • Los mandatos de estos pagos caducan después de un periodo de 36 meses de inactividad.

  • Una vez finalizada la relación comercial, se puede cancelar el mandato emitiendo el último adeudo como final (FNAL).

  • Deudor y acreedor deben ser titulares de cuentas de entidades financieras adheridas a la normativa SEPA.

Todo el procedimiento está controlado por el European Payments Council (EPC), un órgano comunitario encargado de coordinar los pagos en la industria bancaria europea.

Además, la normativa SEPA distingue dos modalidades de adeudos directos:

  • Básica o Core: El acreedor y el deudor pueden ser particulares o empresas. La cuenta del deudor se identifica mediante el código IBAN, mientras que la entidad financiera del acreedor lo hace a través del código BIC.

  • Business-to-Business o B2B: Acreedor y deudor deben ser obligatoriamente empresas o autónomos. Estas operaciones tienen mayor seguridad y agilidad.

PLAZOS

En la modalidad básica, los pagos recurrentes (RCUR) y los adeudos finales (FNAL) deben ser presentados por el acreedor en el banco emisor con 4 días hábiles de anterioridad. Para la modalidad B2B, el plazo es de 3 días.

El plazo de devolución por parte del deudor es de hasta 8 semanas por cualquier motivo, que se extiende hasta los 13 meses en pagos no autorizados.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados