Pago contra reembolso: ¿cómo funciona?

El pago contra reembolso suele ser muy utilizado en las compras online. ¿Pero sabes exactamente cómo funciona? En este artículo te lo contamos al detalle.

Pago contra reembolso: ¿cómo funciona?
Conoce las ventajas e inconvenientes de este método de pago

El pago contra reembolso es un método de pago muy utilizado en la venta a distancia, ya sea por internet o por teléfono. En vez de hacerlo por adelantado, el importe de la compra se abona en el momento en el que se recibe el producto.

Originalmente, el pago se realizaba en efectivo, aunque ahora es más habitual el pago con tarjeta. A continuación te explicamos más detalladamente cómo funciona este método de pago.

 

¿En qué consiste el pago contra reembolso?

El pago contra reembolso es un servicio prestado principalmente las empresas de transporte y paquetería, y mediante el cual debe abonarse el importe de la compra realizada directamente al transportista, cuando hayas recibido tu pedido en casa o en el punto de recogida. En caso de que el importe del pedido no sea abonado, este es devuelto al vendedor.

Para el comprador este método de pago no supone apenas obligaciones, únicamente debería avisar al vendedor en caso de que quiera anular el pedido. Sin embargo, para el vendedor el pago contra reembolso supone un riesgo, ya que en un primer momento es él quien asume todos los gastos, el importe del pedido, los gastos de preparación y los gastos envío. Además, en caso de que el pedido fuera devuelto o cancelado, el vendedor también deberá correr con los costes del reenvío o de devolución.

 

Ventajas del pago contra reembolso

El comprador no paga por adelantado, únicamente debe abonar el pedido una vez recibido el producto. De este modo, este método de pago resulta uno de los más seguros. Además, el comprador puede comprobar el estado del pedido antes de abonar el importe.

 

Inconvenientes del pago contra reembolso

Ya hemos referido anteriormente que el vendedor debe asumir mayores riesgos y los costes relativos al pedido y a su envío. Sin embargo, el comprador también deberá asumir otros costes, ya que los gastos de envío de los pedidos realizados a través del pago contra reembolso suelen ser más altos.

De hecho, debido a los riesgos que debe de asumir el vendedor, muchas veces incluso se cobra una comisión al optar por este método de pago. Esto se debe a que la empresa de transportes es la responsable por cobrar el importe del producto y debe asumir riesgos por pérdida o robo. Normalmente, esta comisión suele ser de hasta un 3% del importe gestionado.

De cualquier forma, actualmente existen numerosos medios de pago. De hecho, entre los métodos más populares encontramos el pago con tarjeta bancaria y el pago con PayPal.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados