Pago al contado o a plazos, ¿qué es mejor?

Conoce las diferentes ventajas del pago al contado y el pago a plazos, y descubre cuál es la mejor opción para ti.

Pago al contado o a plazos, ¿qué es mejor?
La forma de pago debe depender del producto y de la situación económica del comprador

Para muchas personas el pago al contado es la mejor opción a la hora de comprar un producto. Sin embargo, está claro que esto dependerá en gran medida del tipo de producto que vayamos a adquirir, no es lo mismo comprar una televisión que un coche o una vivienda, para éstos últimos ya necesitamos un tipo de préstamo o crédito.

Existen muchos productos para los que el pago al contado es preferible, pero si se trata de productos o bienes de un valor bastante más alto, el pago a plazos es la opción más viable, así podremos adquirir dicho producto sin alterar nuestra estabilidad económica.

A continuación te presentamos las ventajas que tiene cada una de estas formas de pago, y cuándo es preferible optar por una u otra.
 

Comparativa entre el pago al contado o a plazos



Ventajas del pago al contado

El pago al contado puede realizarse con dinero en efectivo o a través de nuestra cuenta bancaria. Esta forma de pago es la manera más fácil de realizar compras, ya que al solventar el importe del producto en el momento de la adquisición, nos aporta tranquilidad y seguridad económica.

No hay que estar pendiente de pagos futuros y facturas. Además, al realizar el pago en el momento, no existen deudas futuras y no se pagan intereses.
 

Ventajas del pago a plazos

Pagar a plazos permite distribuir el pago en un determinado número de cuotas, de este modo no es necesario poseer el importe completo de la compra en el momento de la adquisición del producto. El pago a plazos es una opción correcta en caso de adquirir productos o bienes duraderos.

Normalmente, suelen establecerse cuotas entre 3 y 6 meses, sin embargo, dependiendo del producto este periodo puede alargarse. En estos casos, debemos tener cuidado con las comisiones y los intereses, ya que al final éstos pueden aumentar notablemente el valor final del producto.

Teniendo esto en cuenta, el pago a plazos suele ser una buena alternativa para quienes no disponen de suficiente dinero para adquirir determinados bienes. Sin embargo, también lo es para aquellos que disponen del dinero, pero que no quieren ver alterada su vida y estabilidad económica.
 

¿Cuál es mejor?

Sin duda, el pago a plazos nos puede hacer la vida mucho más fácil, pero tenemos que saber que podemos hacer frente a la deuda generada. A la hora de adquirir un producto o servicio, es importante tener claro que no los podemos permitir. Para ello debemos evaluar bien nuestra situación económica, previendo también el futuro de la misma.

El pago al contado es la alternativa más segura, sin embargo, para la adquisición de bienes duraderos el pago a plazos es una muy buena opción para así no perjudicar la economía doméstica.

Aún así es importante considerar el tipo de producto que vamos a adquirir, de este modo podemos valorar mejor qué forma de pago es la mejor opción.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados