Outsourcing, ¿qué es?

Una empresa contrata a otra para que ésta ejecute ciertas tareas que, en principio, correspondían a la primera. Así es el outsourcing.

Outsourcing, ¿qué es?
Su sinónimo sería ‘subcontratación’

Un ejemplo cotidiano: la empresa A, una compañía telefónica, contrata los servicios de la empresa B para que se encargue de las instalaciones pertinentes en el domicilio de los clientes. Pues esa operación recibe el nombre de outsourcing.

Esta fórmula de trabajo, cuyo sinónimo más acertado sería ‘subcontratación’, consiste por tanto en la cesión de determinadas labores y recursos a una empresa externa mediante un contrato.

Dicha práctica empresarial cuenta con partidarios y detractores dado su catálogo de ventajas e inconvenientes. Te los explicamos.

OUTSOURCING, ¿QUÉ ES?

Hay veces que una empresa subcontrata a otra para que se ocupe de ciertas tareas que, originalmente, estaban en manos de la primera. Es el llamado outsourcing, un término inglés que se utiliza con frecuencia en el idioma español.

Los ejemplos más claros de este procedimiento suelen darse en el campo de la informática. Algunas empresas delegan en otras labores como el diseño web o la programación, ya sea por motivos de competencia profesional o por simple voluntad.

Existen multitud de actividades que pueden ser subcontratadas. Por ejemplo, la realización mensual de nóminas o la contratación de nuevos trabajadores. El objetivo perseguido es agilizar el funcionamiento de la empresa, ahorrando tiempo y aumentando su eficiencia.

En este sentido, cabe destacar que el outsourcing tiene sus limitaciones. La norma básica es que se externaliza una labor auxiliar, nunca la actividad principal. Y es necesario otorgar cierto nivel de autonomía a la empresa cliente que, sin embargo, nunca llega a tener control total sobre la labor externalizada.

El outsourcing tiene una serie de ventajas e inconvenientes dentro de las distintas prácticas empresariales:

VENTAJAS

  • Entre la empresa contratante y la subcontratada no existe diferencia alguna para el cliente final.
  • En el outsourcing offshore, donde la movilización de tareas se realiza hacia empresas de otros países, el tipo de cambio hace que la operación pueda resultar muy barata para la compañía contratante.
  • Al delegar un conjunto de responsabilidades, la empresa contratante tiene más tiempo y recursos para afrontar sus actividades principales.

INCONVENIENTES

  • Muchas críticas hacen referencia a la precariedad laboral de los trabajadores subcontratados y a la destrucción de puestos de empleo de calidad.
  • Se pone en riesgo la calidad del producto final por varios motivos: falta de comunicación entre las empresas, posibles malentendidos entre empleados de distintas nacionalidades, diferencias en la metodología de trabajo… Todos estos problemas pueden generar retrasos o repercutir negativamente en el producto.
  • La empresa subcontratada no comparte la cultura empresarial de la contratante.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados