¿Necesitas un crédito al consumo? Conoce tus derechos

Explicamos qué es un crédito al consumo, y cuáles son sus características. También comentamos el papel del consumidor y sus derechos al contratar el servicio.

¿Necesitas un crédito al consumo? Conoce tus derechos
Qué hay que saber a la hora de contratar un crédito al consumo

La Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo lo define como el contrato de pago aplazado, préstamo, apertura de crédito o cualquier medio de financiación entre el prestamista y el consumidor.

En definitiva, se trata de un préstamo personal, que se devuelve por lo general a corto plazo, con un tipo de interés fijo o variable. Se han dado muchos casos de fraude al contratar este tipo de servicios.

Por eso, antes de firmar nada, piénsalo detenidamente y asegúrate de que conoces las condiciones del producto: coste total del crédito, importe total adeudado, tipo de interés, etc.
 

¿Conocemos nuestros derechos como consumidores?


Características de los créditos al consumo

El Banco de España expone las características de estos productos. Se tratan de préstamos destinados a la compra de bienes y servicios de consumo cuyos importes no son muy elevados, como un portátil, mobiliario de casa, o un vehículo.

El cliente que contrate un crédito al consumo está obligado a responder con todos sus bienes, sin especificar ninguno en concreto.

Además, debe aportar documentos que justifiquen sus ingresos, como nóminas u otras rentas.

El trámite suele ser rápido, pero se aplica un interés más alto respecto a otros similares como los préstamos hipotecarios.


Derechos de los consumidores

La normativa estatal mencionada anteriormente sobre crédito al consumo se sustenta en la Directiva 2008/48/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2008, relativa a los contratos de crédito al consumo y por la que se deroga la Directiva 87/102/CEE del Consejo

De esta iniciativa se desprenden cinco derechos fundamentales que todos los ciudadanos de la Unión Europea tienen cuando deciden contratar un crédito al consumo:
 
  1. Derecho a una publicidad transparente
Los anuncios deben especificar el coste del crédito y el tipo de interés para que podamos comparar todas las ofertas. Deberían incluir, además, ejemplos prácticos.
 
  1. Derecho a recibir información antes de firmar el contrato
La información debe ser clara y estar reflejada en un documento normalizado denominado SECCI (Información Europea sobre el Crédito al Consumo).
 
  1. Derecho a recibir información clara en el contrato
El contrato tiene que estar redactado en un lenguaje claro, fácilmente entendible por todo el mundo.

Debe incluir aspectos tales como: el importe solicitado o la TAE. El cliente siempre tiene que recibir una copia.
 
  1. Derecho a cambiar de opinión
Muchas personas no saben que existe un plazo de 14 días, a contar desde la firma del contrato, para echarse para atrás.

Sólo tenemos que devolver el dinero que nos han prestado más los intereses.
 
  1. Derecho al reembolso anticipado

Si queremos devolver el dinero antes de tiempo, podemos hacerlo. En caso de que tengamos que pagar una comisión por ello, ésta no puede ser mayor que los intereses que habríamos tenido que pagar.
 
La Directiva establece más derechos que podemos consultar en todo momento.

También pone a disposición de los consumidores toda la información relativa a este producto, desde un glosario de términos hasta las preguntas más frecuentes. 
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Artículos Recomendados

Artículos relacionados