¿Cómo funciona la movilidad geográfica?

Muchas personas no conocen la legalidad que hay detrás de la movilidad geográfica. Por eso, creemos conveniente hablar al respecto.

¿Cómo funciona la movilidad geográfica?
Tener que trasladarse a otra región es una posibilidad en muchos puestos

Se entiende por movilidad geográfica a la modificación de las condiciones de trabajo actuales de una persona, en las que se establece un cambio en el lugar de trabajo; es decir, un traslado del empleado a un centro de trabajo diferente que pertenezca a la misma empresa.

Es una práctica absolutamente legal (regulada por el Estatuto de los trabajadores) y que puede o bien ser pactada entre ambas partes o ser la consecuencia de una decisión unilateral del empresario.

Muchos trabajadores no son conscientes de esta posibilidad y suelen no estar informados cuando la misma se convierte en una realidad, por eso creemos conveniente examinar la ley al detalle y conocer las posibilidades y derechos de cada trabajador.

Lo que dice la ley sobre la movilidad geográfica


La justificación

El Estatuto de los trabajadores dedica un artículo entero y extenso (el 40) a la movilidad geográfica.

Como ya mencionamos, esta es una práctica absolutamente legal, pero no puede hacerse a diestra y siniestra, o por simple antojo del empleador.

Al respecto, la ley claramente establece que deben existir “razones económicas, técnicas, organizativas o de producción que lo justifiquen” y que “Se consideraran tales las que estén relacionadas con la competitividad, productividad u organización técnica o del trabajo en la empresa, así como las contrataciones referidas a la actividad empresarial”.

Los plazos

También hay que tener en cuenta que la movilidad geográfica no es algo que se pueda ejecutar de un día para otro. En el mismo artículo, el ET establece lo siguiente:

  • “La decisión de traslado deberá ser notificada por el empresario al trabajador, así como a sus representantes legales, con una antelación mínima de treinta días a la fecha de su efectividad”.


¿Qué alternativas tiene el trabajador ante la movilidad geográfica?

Ante la movilidad geográfica, todo trabajador tiene tres alternativas:

  • Aceptar el traslado, con la consecuente compensación por los gastos del mismo, aquellos que son tanto propios como de los familiares a cargo.
  • Extinguir la relación laboral mediante la rescisión de contrato, con una indemnización de veinte días de salario por año de servicio.
  • Impugnar la decisión ante la Justicia, que determinará si el traslado está o no justificado.


Los traslados colectivos e individuales

Los traslados colectivos de trabajadores son un proceso mucho más largo y complejo que los individuales, en el que ya deben intervenir los sindicatos para negociar.

Por eso, es necesario que la ley fije cuales son los límites que determinan la diferencia entre uno y otro. Se consideran traslados colectivos aquellos que sean de:

  • Menos de 10 empleados, en empresas con 100 o menos trabajadores.
  • Menos del 10 % de los empleados, en empresas con entre 100 y 300 trabajadores.
  • Menos de 30 empleados, en empresas con más de 300 trabajadores.


Los traslados temporales

En el punto 6 del ya mencionado artículo 40 se toca el tema de los traslados temporales, con los que la ley (lógicamente) es menos estricta. Se establece lo siguiente:

  • “Por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, o bien por contrataciones referidas a la actividad empresarial, la empresa podrá efectuar desplazamientos temporales de sus trabajadores que exijan que estos residan en población distinta de la de su domicilio habitual, abonando, además de los salarios, los gastos de viaje y las dietas”.

En este caso específico, el traslado debe anunciarse con una antelación que “no podrá ser inferior a cinco días laborables en el caso de desplazamientos de duración superior a tres meses”.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados