Mitos sobre la crema solar, completamente falsos

Los mitos sobre la crema solar son muchos y muy variados. En este artículo repasaremos los más extendidos y que es lo que tienen de verdad o mentira.

Mitos sobre la crema solar, completamente falsos
El más repetido es el de que no se puede guardar la crema de un año para otro

Los mitos sobre la crema solar son muchos y muy variados. El más repetido es el de que no se puede guardar la crema de un año para otro. Pero hay muchos más en los que ni siquiera reparamos. Simplemente creemos que son hechos ciertos porque siempre lo hemos hecho así.

A continuación mencionaremos algunos de los mitos sobre la crema solar más extendidos, pero que en realidad son falsos. Empezaremos por explicar que, si bien las cremas solares son una medida importante de protección frente a la luz ultravioleta, no es la única. Hay ropa especial con protección que es igualmente eficaz. Las gafas de sol, los gorros y las sombrillas también mitigan la acción de los rayos solares. Incluso el maquillaje contiene un factor de protección solar, aunque bajo.

Mitos sobre la crema solar:

 

El FPS sí es importante

Otras tendencia generalizada es pensar que la crema solar bloquea totalmente los rayos. Pues no, ni siquiera las que tienen un factor de protección solar más alto nos protege al 100%. Está claro que cuanto más alto sea el FPS más protegerá. El 50, por ejemplo, bloquea el 99% de los rayos ultravioleta B.

Por eso no hay que pensar que como ya estamos moreno o nunca nos quemamos basta con una crema de factor 15. De hecho, los especialistas recomiendan un FPS mínimo de 30.

 

Con un poco no basta

En cuanto a la cantidad, lo suyo sería utilizar un envase de 30ml para estar bien protegidos. Eso equivaldría a 2mg por centímetros cuadrados, tal y como recomiendan desde la Fundación Piel Sana.

Además, debemos repetir la operación al menos cada dos horas. Más si nos bañamos, puesto que el agua y el frotado con la toalla eliminan la mayor parte de la protección solar. Es cierto que hay cremas solares resistentes al agua, pero su eficacia tampoco es perfecta. En teoría las cremas water resistant pueden mantener el 70% de la protección tras un baño de 40 minutos ( o dos de 20) y las waterproof resisten cuatro baños de 20 minutos.

Y hablando de baños, mucho ojo, puesto que el agua aumenta la exposición a los rayos UV. Por eso nunca debemos bañarnos sin antes habernos echado protección.

La crema solar y las nubes

Otra costumbre que tenemos es la de no aplicarnos protección solar porque está nublado. Pues bien, en verano se filtran por las nubes hasta el 40% de los rayos UV, según la Fundación Cáncer de Piel.

Y aunque no vayamos a la playa o a la piscina, siempre hay que echar protección para salir de casa.

 

La crema solar y la fecha de caducidad

Hemos dejado para el final el mito más extendido, el de que no podemos usar la protección del año pasado. Pues bien, como cualquier producto, las cremas solares tienen una fecha de caducidad que aparece en el envase. Si no hemos abierto el bote estará bien mientras no caduque. Y si lo hemos abierto, tenemos que fijarnos en el tiempo que puede aguantar abierto.

Y a la hora de elegir una crema solar, debemos asegurarnos de que el nivel de fotoprotector sea alto, fotoestable y con eficacia demostrada frente a la radiación ultravioleta A y B.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados