Los mejores sofás de IKEA según los consumidores

Analizamos cuatro sofás de IKEA según la opinión de los usuarios en foros y blogs. Estos suelen valorarlos por la comodidad, la resistencia y el buen precio.

Los mejores sofás de IKEA según los consumidores
Comodidad, sencillez y buen precio son algunas de las características de estos productos

La oferta de sofás de IKEA es amplia. Los usuarios destacan su resistencia, comodidad y sencillez, pero sobre todo su módico precio, que los convierte en accesibles al bolsillo. No obstante, no todos valen los hay de precios muy diferentes. La elección final dependerá sobre todo del tipo de material (tapicería, color, estilo o la facilidad para su lavado), de la finalidad que se le quiera dar, del lugar que vaya a ocupar en la casa… Hay que recordar que el montaje corre a cuenta de cada uno, aunque siempre puedes solicitar que lo monten.

La opinión del cliente


Ektorp de 3 plazas

Definido por la empresa sueca como intemporal y cómodo, con este modelo de sofás de IKEA puedes elegir entre una amplia gama de colores de fundas, lo que permite ir renovándolas con facilidad. Tiene 10 años de garantía y su precio total es de 269 euros, IVA incluido.

Los usuarios lo califican como barato, sencillo en cuanto a diseño y cómodo. Tiene otros puntos a favor: tiene reposabrazos, cuenta con bastante profundidad (50 cm) y se lava con facilidad. Además, es resistente a la humedad y fácil de montar.

En contra, cabe mencionar la apreciación de algún usuario sobre su capacidad, resultando algo incómodo para tres personas. Otro usuario señala la escasa resistencia de su estructura, opinión que no es compartida por la mayoría.

Kipplan de 2 plazas

El tejido de poliuretano facilita la limpieza de la funda. Sólo hay que pasar un paño humedecido. Cuenta además con 10 años de garantía y sale por 349 euros.

Según los usuarios, este sofá es sencillo y de buen diseño. Es resistente y cuenta con una altura en las patas de acero que permiten una limpieza del suelo más cómoda. Aunque sea un sofá de dos plazas, es bastante ancho (180 cm). Por su forma no ocupa mucho espacio visual, ya que el respaldo es más corto.

Pero esto también se convierte en un factor en contra, ya que el mismo respaldo es un poco bajo para apoyar la cabeza y está inclinado hacia atrás. No es para darle un uso habitual sino más bien como un complemento, para cuando haya visitas… Por último, decir que las instrucciones de montaje son fáciles.

Solsta 2 plazas

Este es uno de los sofás de IKEA que se convierten en cama de una forma fácil y rápida. Tiene un precio de 149 euros.

La satisfacción de los usuarios depende del uso que le hayan dado. En primer lugar, hay que decir que pesa poco, por lo que es fácil de manipular a la hora de limpiar. Como cama es un poco estrecho para dos personas, aunque el largo es más que suficiente, y el colchón de la cama es duro.

En cuanto a sofá, el asiento es un poco rígido, no así el respaldo, que es más cómodo. No es para usarlo en el salón de manera habitual. Encaja más en una salita o habitación para atender a las visitas. Es de fácil montaje y dispone de reposabrazos.

Kivik 2 plazas

Destaca por sus reposabrazos bajos. Este es uno de los sofás de IKEA destinados al descanso al estar compuesto de espuma viscoelástica, adaptándose a la forma del cuerpo. Tiene 10 años de garantía y su precio es 549 euros.

Linea R califica positivamente este sofá, destacando primero su diseño. Asimismo, es duradero y resistente. Y, por supuesto, es cómodo, puede servir también como cama al quitarle los respaldos, quedando un espacio de 90 cm de profundidad. Es un sofá pensado para el descanso habitual de la familia.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados