¿Cuándo es el mejor momento para contratar un seguro de vida?

Si estás pensando en contratar un seguro de vida, sigue leyendo. Antes de saber cuándo debes hacerte con uno, echa un buen vistazo a todos los beneficios y complementos que conllevan.

¿Cuándo es el mejor momento para contratar un seguro de vida?
Los seguros de vida se encargan tanto de la familia como de las deudas.

Cada vez son más las personas que, llegado el momento, piensan en los beneficios de los seguros de vida. A veces, una enfermedad duradera o un simple accidente, pueden cambiar de forma radical la situación en la unidad familiar, y por este motivo se busca la forma de paliar el impacto causado por el fallecimiento.

Aunque el papeleo pueda echar para atrás, lo cierto es que este tipo de seguros se ocupan de una gran variedad de asuntos que de otro modo quedarían expuestos y sin resolver, sobre todo de cara al futuro de los hijos. Vamos a ver cuándo es el mejor momento para contratar un seguro de vida, junto a sus beneficios.

¿Qué ventajas ofrece el contratar un seguro de vida?


1. Cobertura ante accidentes y el fallecimiento

La misión principal de los seguros de vida es la de cubrir a las familias afectadas tras el fallecimiento por muerte natural del asegurado, reduciendo así el gran impacto que causaría este evento en la economía familiar. Cuando los ingresos dependen en gran medida de una sola persona, el seguro indemnizará a la familia con una cantidad fija, a modo de compensación. Dependiendo del tipo de póliza contratada, también ampliará las coberturas a las muertes por accidentes.

2. Cubrir el coste de los estudios

Esta es una de las condiciones más buscadas en las pólizas de seguros de vida, pues tiene como objetivo el cubrir el coste que generan los estudios asociados a cada hijo. De este modo se garantiza que tanto los más pequeños como los mayores puedan acabar sus ciclos escolares o de formación. Este tipo de servicio se ofrece tras el fallecimiento del asegurado, por lo que difiere en gran medida del seguro de estudios.

3. Hacer frente a las hipotecas

Otra de las ventajas principales que lleva a muchos españoles a contratar los seguros, es el pago de las hipotecas. La mayoría de los ciudadanos que tienen una vivienda en propiedad, deben pagar las cuotas a las entidades bancarias, por eso se recomienda vincular a los préstamos el seguro de vida. De este modo, si se produce la defunción del asegurado, el propio seguro se hará cargo de los pagos restantes hasta ultimar la cuota de la hipoteca.

¿Cuándo se debe contratar el seguro de vida?

En el momento en el que se crea una unidad familiar estable, generalmente se producen más contratos de seguros de vida. La edad media en España para casarse y tener hijos cada vez está más alta, debido en parte a la crisis, por lo que muchos no piensan en el seguro hasta bien entrados los 30 años. Se debe tener en cuenta también, que el propio seguro estudiará el historial médico de los clientes en busca de enfermedades que puedan poner en riesgo el contrato, estableciendo en algunos casos costes extra.

Por último, si la economía familiar depende de una sola persona, el seguro de vida es casi obligado. Tanto para hacer frente a los gastos de la hipoteca, como de los estudios o simplemente los gastos del hogar, los pagos del seguro se harán fundamentales tras el fallecimiento del asegurado.

Al contratar un seguro de vida, no debemos olvidar igualmente, que gracias a ciertas coberturas extra se pueden complementar situaciones que afecten al asegurado durante su vida, como son la invalidez, los accidentes o algunas enfermedades graves. De este modo se pueden cubrir los costes derivados de la incapacidad del cliente para seguir con su actividad laboral.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados