Qué ver en Malinas, una joya poco conocida de Bélgica

Muy poco conocida aún, Malinas es una ciudad con muchísimo encanto situada en la región de Flandes en la que podrás disfrutar de sus monumentos y rica cerveza.

Qué ver en Malinas, una joya poco conocida de Bélgica
La encontrarás a medio camino entre Amberes y Bruselas

Tenemos una propuesta viajera que hacerte: visitar Malinas (si vas próximamente a Bélgica y estás planificando tu itinerario, no olvides incluir esta ciudad que se sale de las rutas más conocidas). Porque descubrir nuevas ciudades siempre es una alegría. Malinas es, hasta la fecha, un destino poco visitado, poco conocido. Puedes hacer la prueba preguntando a tus contactos que hayan estado recientemente en Bélgica. Ya verás. De los míos, ninguno ha estado allí aún.

Malinas es una ciudad pequeña, de esas que pueden descubrirse paseando. Muy pintoresca y con muchísimos encanto. Está en la provincia de un destino mucho más conocido: Amberes, en la región de Flandes, en Bélgica.

Descubriendo Malinas


Cómo llegar

Si no estás viajando con tu coche, no te preocupes, puedes llegar a ella en tren, solo tardarás 20 minutos en llegar desde Bruselas o Amberes, ya que está a medio camino entre ambas.

Qué ver

Cuenta con ocho iglesias góticas y barrocas de los siglos XIV al XVII, antiguos palacios y nueve museos, entre los que destaca el Museo del juguete, en el que se puede disfrutar de una exhibición de la evolución del juguete, desde tiempos antiguos hasta la actualidad.

Una curiosidad

Es famosa por sus campanas. Aquellos que quieren aprender el oficio de tocar las campanas de la iglesia, este es su sitio, ya que dispone incluso de una escuela, la de carillón de Malinas.

Otra más: Malinas ofrece Wifi gratuito para todo el mundo en cada rincón de cada una de sus calles.

Y otra más: tras la independencia de Bélgica, se erigieron en las ciudades estatuas a grandes figuras belgas de la historia para fomentar la identidad nacional, y fue en Malinas en la única en la se eligió a una mujer: Margarita de Austria.

Gastronomía

Para disfrutar de su gastronomía local, no olvides pasar por la zona de Vismarkt (que podría traducirse como mercado de pescado), y se trata de un curioso barrio, en el que encontrarás todo tipo de restaurantes y bares.

Su especialidad es un plato de pescado: el cuco de Malinas. Sus ingredientes son: gallo, con verduras frescas, patatas asadas y salsa de cerveza.

D’Hanekeef, es el café/bar más antiguo de Malinas, no te lo pierdas si quieres disfrutar de una buena pinta. Otra buena opción es la cervecería Het Anker, una de las más antiguas de toda Europa, fundada en 1369 y conocida internacionalmente por su cerveza Gouden Carolus, que cuenta con numerosos premios.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados