Los tres pasos que debemos dar para solicitar una tarjeta de crédito

Cuando vamos a solicitar una tarjeta de crédito debemos saber para qué la vamos a utilizar y cuál es la mejor del mercado. Después de eso, sólo nos queda pedirla en nuestro banco o grandes almacenes.

Los tres pasos que debemos dar para solicitar una tarjeta de crédito
La mejor tarjeta de crédito es la que se adapte a nuestras necesidades y posibilidades económicas.

A la hora de solicitar una tarjeta de crédito debemos tener claro cuál es la finalidad que perseguimos con ella, no es lo mismo que la utilicemos para pagar la gasolina o para hacer un viaje transoceánico con ella.

Para ello, el primero de nuestros tres pasos será determinar con exactitud para qué queremos nuestra tarjeta de crédito. Lo cierto es que siempre han existido las tarjetas 'todoterreno', aquéllas ofertadas fundamentalmente por nuestro banco que servía para todo, desde viajar, pagar en establecimientos o diferir los cobros.

Ahora, con la irrupción en este mercado de empresas que nada tienen que ver con él, como petroleras o grandes almacenes, se hace más necesario saber cómo vamos a solicitar una tarjeta de crédito que se adapte mejor a nuestras necesidades.

Por eso, debemos tener claro para qué queremos solicitar una tarjeta de crédito y para qué la vamos a utilizar. Los usos son diversos, desde el pago de las compras con normalidad (para ello lo más recomendable es una tarjeta de débito, que supondrá menos comisiones), el pago de las compras mensuales en la gran superficie, el pago de la gasolina o poder hacer frente a los pagos en un viaje al extranjero.

Una vez que tenemos claro el uso final y más habitual, que no único, de nuestra tarjeta de crédito, debemos empezar a buscar la más cómoda y la que más se adapte a nuestras necesidades. No hay que olvidar que no sólo podemos llamar a la puerta de nuestro banco, y sí a la de los establecimientos donde normalmente hacemos las compras.

Veamos varios ejemplos. Si solemos repostar en las estaciones de servicio de Repsol, podemos solicitar una tarjeta de crédito operada por esta compañía, que es gratuita, no nos obliga al cambio de banco y nos bonifica las compras, sobre todo en sus estaciones de servicio. Lo mismo si solemos viajar con la agencia Rumbo, compramos en FNAC o en Carrefour...

Lo último, es solicitarla, eso sí, antes deberemos hacer un compendio de toda la información que nos piden, normalmente no mucha: últimas nóminas, recibo de autónomo o pensión, y demostrar unos ingresos mínimos.

Todo ello, en muy poco tiempo. Solicitar una tarjeta de crédito, sabiendo su fin, es una tarea muy sencilla.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados