Los secretos para que el codillo cocido suelte todo su sabor

Compartimos consejos útiles y fáciles para cocinar codillo cocido consiguiendo que este plato típico alemán conserve todo su sabor tan jugoso natural.

Los secretos para que el codillo cocido suelte todo su sabor
Aprende a cocinar este plato típicamente alemán


Eisbein es el nombre que recibe el codillo cocido en alemán, y es que es un plato típicamente germano, aunque puede encontrarse también con facilidad en Austria, en Polonia y en la República Checa.

Además de eisbein, este plato, cuya preparación varía dependiendo de la región de Alemania en la que lo probemos, puede denominarse también hechse, haxe, stelze… y en todas sus modalidades está igualmente exquisito.

Se trata de una parte muy jugosa del cerdo, que se encuentra entre la unión de los dos huesos de la pata donde se forma el codo del animal, y que necesita de una elaboración muy cuidada que potencie todo su sabor y le otorgue la consistencia perfecta.
 


Secretos para cocinar un codillo cocido realmente sabroso


Dos horas de cocción

Tal y como explican en la web Vuelvealobasico, con el objetivo de cocer el codillo, reblandecer la carne y que suelte todo su sabor, se recomienda cocer el codillo en una olla grande que llenaremos de agua, cubriendo bastante el codillo.

Es fundamental que la carne se cueza durante dos horas o más, dependiendo del tamaño de la pieza, a fuego medio, y añadiendo agua poco a poco según se evapore.

Por lo tanto, dato a tener en cuenta: el tiempo. Se trata de un plato que exige cuya preparación precisa de un tiempo en el que no podremos escatimar.
 


Hornear tras la cocción

En Vuelvealobasico añaden otro consejo más para potenciar el sabor de esta carne. Se trata de hornear el codillo, tras cocinarlo, una vez ya troceado y tras limpiarlo.

Recomiendan servirlo en una fuente y meterlo al horno unos minutos para que la carne quede tostada y algo crujiente.



Utilizar bolsas de hornear

El Comidista recomienda también como opción utilizar las bolsas de plástico especiales para hornear, que conservan todo el sabor sin necesidad de añadir más grasa.

Estas bolsas pueden alcanzar hasta 230 grados de temperatura y en ellas se pueden cocer en todo tipo de alimentos conservando su sabor y aroma.

Son muy útiles para cocinar en el horno sin que los alimentos pierdan su jugo natural. En El Comidista las emplean para cocinar codillo cocido con remolacha, patatas y cebolleta



Acompañamiento con texturas suaves

El contraste de la carne crujiente con unos acompañamientos de texturas suaves, le dará el toque final en el plato.

Como sugerencias de acompañamiento: patatas, manzana,  chucrut (Sauerkraut), esto es, col fermentada y la mostaza suelen ser lo más típico.
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados