Los mejores villancicos de Navidad para pedir aguinaldo

¿Te han pedido alguna vez el aguinaldo? Vamos a desvelarte en qué consiste esta tradición tan famosa entre los niños, con sus villancicos de Navidad. ¡Prepara tus dulces y caramelos!

Los mejores villancicos de Navidad para pedir aguinaldo
Una tradición de los más pequeños


Una de las tradiciones más antiguas durante las fiestas tiene que ver con los más pequeños. Algunas veces hemos podido toparnos con varios grupos de niños cantando villancicos de Navidad y pidiendo el famoso aguinaldo en forma de dulces y caramelos.

Vamos a recordar en qué consiste esta costumbre y ante todo, disfruta estas maravillosas fiestas.


El aguinaldo y los niños


La tradición del aguinaldo tiene siglos e incluso milenios de antigüedad, pues ya existía plenamente en la antigua Roma.

Con las fiestas de Año Nuevo se otorgaban regalos llamados “strenae”, y de hecho en español la palabra “estreno” significa también presente u obsequio, para mostrar alegría y agradecimiento tras un acontecimiento feliz.

El concepto fue cambiando con el tiempo y en la cultura cristiana, pero se mantenía fiel a su base como obsequio. Ya durante la revolución industrial, el aguinaldo pasó a ser un pago que proporcionaba el jefe o patrón a sus empleados.

Era muy común que este pago se hiciera en especie, es decir con productos típicos de Navidad (dulces, cava, más recientemente jamón).

A día de hoy, el aguinaldo es conocido de manera popular gracias a los niños. Se dividen en varios grupos que van cantando villancicos de Navidad casa por casa, y las letras hacen referencia al aguinaldo.

Con esto pueden conseguir un “pago” simbólico en dulces, caramelos y a veces monedas.



Villancicos para pedir el aguinaldo

Una de las canciones más populares para pedir la famosa propina navideña se titula “A tu puerta hemos llegado”. Podéis encontrar tanto la letra completa como la música en este vídeo dedicado a canciones infantiles.

Actualmente, este tipo de melodías y letras son muy populares en países latinoamericanos, que tienen sus propias versiones, siendo el aguinaldo un género propio.

Para escuchar las letras de siempre junto a otras populares en América, podéis reproducir este vídeo de más de 1 hora de villancicos.

Es bonito que los más pequeños puedan conservar todavía la tradición de los villancicos de Navidad. Si no les apetece cantarlo en casa o en el colegio, sin duda unos dulces y caramelos serán la excusa perfecta para ir a pedir el aguinaldo.

Durante las próximas fiestas, ¡aprended juntos los villancicos!, se lo pasarán en grande.
 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados